Saltar al contenido

Los cambios en el Océano Pacífico y las altas temperaturas de los últimos años hacen que la tierra se caliente más rápido

La ‘desaceleración’ en el calentamiento global ha terminado. Esta dramática frase la acaba de pronunciar el Servicio Meteorológico Nacional del Reino Unido, más conocido como Met Office, un Departamento que pertenece al Ministerio de Defensa. “Los datos de la Oficina Metropolitana muestran que la tasa de calentamiento global a largo plazo ha vuelto al nivel observado en la segunda mitad del siglo XX”

Es una mala noticia porque a las alarmantes cifras de calentamiento global que sufrió la tierra en los últimos años del siglo pasado, le siguió una tendencia de más de diez años en los que los análisis de las tendencias revelaban una desaceleración de la tasa de calentamiento.

 

 

Ahora, sin embargo, un cambio en el patrón natural de las fases cálidas y frías en las temperaturas superficiales del Océano Pacífico, que tienen un impacto en las temperaturas globales, ha llevado a la desaceleración a su fin.

Y es que aunque el calentamiento global tiene fundamentalmente que ver con los gases de efecto invernadero que el ser humano deposita en la atmósfera desde la era preindustrial, no es la única causa. Todavía existen variaciones naturales en el sistema climático que suponen que las temperaturas no suban uniformemente de año a año.

Una de esas variaciones naturales es la conocida como ‘oscilación del Pacífico’. Un patrón de fases cálidas y frías en las temperaturas de la superficie del Océano Pacífico, que pueden persistir durante una década o más. Y como entre 1999 y 2014 atravesó una fase negativa, se redujo temporalmente la tasa de calentamiento.

Ahora, sin embargo, como nos acabamos de enfrentar a tres años en los que se ha ido rompiendo el récord anual de las temperaturas globales, y cada uno ha sido más caluroso que el anterior, la desaceleración ha terminado.

Estos hechos, como la oscilación del Pacífico, están siendo utilizados por los escépticos del cambio climático para argumentar que no existe tal, y que los cambios y calentamientos ciclos normales de la vida de la tierra, que han existido siempre.

En su contra, los expertos ponen sobre la mesa señales, para muchos evidencias, como el aumento del nivel del mar, que también ha continuado durante los años de desaceleración.

Stephen Belcher, catedrático del Met Office, dijo que “después de un período de principios de los años 2000, cuando el aumento de la temperatura media mundial se desaceleró, los valores de 2015 y 2016 han roto todos los récords y ha superado en un grado los niveles preindustriales”. Y añade: “Los datos de la Oficina Metropolitana muestran que la tasa de calentamiento global a largo plazo ha vuelto al nivel observado en la segunda mitad del siglo XX”.

Hasta estos días, se podría decir que 2017 también superará las temperaturas en un grado. Pero la Oficina meteorológica del Reino Unido no se atreve a pronosticar que será otro año récord, porque no ha sido influenciado por el fenómeno climático de El Niño que empuja las temperaturas.