Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow se suman a la lista y aseguran que también fueron acosadas por el productor Weinstein

La lista de víctimas del famoso productor de películas de Hollywood y cofundador de los estudios Miramax, Harvey Weinstein, parece no tener fin. Acusaciones de acoso sexual que vienen de actrices de la talla de Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Rosanna Arquette, Asia Argento… y a las que ahora se suman tres denuncias de violación. Sólo han pasado cinco días desde que el New York Times publicó las primeras revelaciones, y ahora es The New Yorker quien suma más testimonios condenatorios.

En las páginas del diario neoyorkino, y entre múltiples testimonios condenatorios, destaca el de la actriz italiana Asia Argento, hija del director Darío Argento. Asia denuncia que fue obligada a tener sexo oral, no consentido en 1997, en una habitación de un hotel de la Riviera francesa. Y la actriz Lucia Evans también denuncia en este artículo que el productor le obligó a realizar sexo oral en 2004. Y otra joven que no ha querido ser identificada, le acusa de violación.

 

 

Asia Argento dice que Weinstein “no se detuvo. Fue una pesadilla. Me había invitado uno de los miembros de su equipo y luego me dejó a solas con él. Fue un trauma horrible que me hizo daño de verdad.” Y luego añade que tuvo relaciones sexuales con él durante los siguientes cinco años. “Se podría decir que fueron relaciones consentidas, pero la realidad es que yo me sentía obligada a ceder a todas sus pretensiones”.

En el mismo artículo de ‘The New Yorker’, Gwyneth Paltrow y Angelina Jolie admiten que Weinstein intentó forzarlas, aunque ellas se negaron. E incluso Brad Pitt, que por aquel entonces tenía una relación con Gwyneth, pidió a Harvey Weinstein que la dejase en paz. Y Rosanna Arquette contó también reuniones en las que el productor intentó forzarla a tener relaciones sexuales con él.

Pero la versión del productor asegura que todo fue voluntario y sus abogados se han preguntado que si todo esto hubiese sido real, cómo es posible que todas sus víctimas hayan estado calladas durante tanto tiempo. Incluso dicen que Weinstein pidió a Asia Argento que testificase a su favor, como una prueba de su inocencia.

Todas las acusaciones de relaciones sexuales sin consentimiento son desmentidas por el señor Weinstein“, dijo su portavoz, Sallie Hofmeister, en un comunicado transmitido a varios medios de comunicación estadounidenses. El productor asegura que todas las mujeres que declararon públicamente haber tenido relaciones sexuales con él, estuvieron de acuerdo. E intenta explicarlo afirmando que “el señor Weinstein también confirma que nunca hubo represalias contra las mujeres que habían rechazado sus tener relaciones con él “.

Pero en el otro lado ha salido ahora a la palestra la actriz Mira Sorvina, que también denuncia haber sido acosada y que pide a todas las actrices que fueron forzadas o acosadas por Weinstein, que denuncien para acabar con la impunidad.

Y de momento el productor Weinstein está pagando lo que parece haber hecho. La junta directiva de su empresa decidió el domingo despedirle, y Georgina Chapman, su esposa, ha enviado un comunicado a la revista People en el que anuncia su separación con el productor.

También algunos de los mejores amigos públicos de Weinstein se han visto obligados a salir a la palestra. Como es el caso de Michelle y Barack Obama, que han emitido un comunicado en el que reconocen estar muy disgustados y dicen que “todo hombre que se comporte degradantemente con las mujeres debe asumir su responsabilidad y ser condenado por sus acciones, sea cual sea su riqueza y condición”.

Y otra de sus grandes y públicas amigas, Hillary Clinton, ex candidata demócrata de la Casa Blanca, también se mostró “sorprendida e indignada por las revelaciones sobre Harvey Weinstein”. Aunque muchos la acusan de haber tardado demasiado en tomar posición con un personaje, Weinstein, que ha financiado sus campañas electorales y las de muchos demócratas durante años.