Saltar al contenido

Temen un ‘ataque sónico’ a medida que más diplomáticos estadounidenses caen enfermos en China

Los estadounidenses que trabajan en el Consulado de los Estados Unidos en Cantón​ o Guangzhou, China, desarrollaron enfermedades inexplicables después de escuchar sonidos extraños y misteriosos síntomas relacionados con presuntos “ataques sónicos”. Estos ocurrió en al menos dos complejos de apartamentos en Guangzhou.

Más ciudadanos estadounidenses han sido evacuados de China en medio de las preocupaciones de que el personal del gobierno estadounidense y sus familias puedan ser blanco de “ataques sónicos” o “armas sónicas” por parte de un país rival.

Funcionarios del departamento de estado de Estados Unidos dijeron el miércoles que habían enviado a “varias personas” de su consulado de Cantón​ a Estados Unidos para “una evaluación más exhaustiva de sus síntomas”.

El mes pasado, se descubrió que un trabajador del consulado en Cantón sufrió una leve lesión cerebral traumática después de informar “sensaciones anormales de sonido y presión” desde finales de 2017 hasta abril de 2018.

El departamento envió un equipo a Cantón a finales de mayo para examinar a otros funcionarios estadounidenses y sus familias e investigar posibles vínculos entre sus síntomas y los de diplomáticos estadounidenses en Cuba en 2017, un incidente que llevó a Washington a retirar a su personal del país y expulsar diplomáticos cubanos de los Estados Unidos.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció el martes la formación de un grupo de trabajo para investigar incidentes de salud inexplicables entre el personal del gobierno de Estados Unidos y sus familias en el extranjero.

La última evacuación sugiere que lo que anteriormente se describió como un caso aislado puede convertirse en una crisis diplomática más amplia, en un momento en que los vínculos entre Estados Unidos y China ya están bajos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo el jueves que no había sido informado por Estados Unidos sobre los nuevos casos. “Si Estados Unidos se comunica con nosotros, adoptaremos una actitud responsable para investigar esto”, dijo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, en una conferencia de prensa habitual.

Hua Chunying dijo que el gobierno había investigado el incidente reportado en mayo y no encontró actividad sospechosa. “No hemos encontrado la causa o las pistas que conducirían a la situación mencionada por Estados Unidos”, dijo.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, describió previamente el incidente en mayo involucrando al trabajador del consulado estadounidense como un “caso individual”, y un Pekín esperaba que no fuera “magnificado, complicado o incluso politizado”.

Cuando Estados Unidos emitió una alerta de salud en mayo a ciudadanos estadounidenses en China para informar cualquier “fenómeno auditivo o sensorial agudo inusual”, dijo que no estaba al tanto de otros casos similares dentro o fuera de la comunidad diplomática de Estados Unidos en China.

Eso ha sido cuestionado por Mark Lenzi, un oficial de ingeniería de seguridad en el consulado en Guangzhou, quien, según el New York Times, se encontraba entre el personal evacuado el miércoles.

Mark Lenzi, quien vivía en el mismo complejo que el trabajador del consulado que sufrió un trauma cerebral, dijo que había estado oyendo sonidos como “canicas rebotando y golpeando el suelo” desde abril del año pasado. A esto siguieron dolores de cabeza insoportables e insomnio, síntomas que también experimentó su familia. Cuando presentó sus preocupaciones a sus superiores, le recetaron analgésicos.

Lenzi envió un correo electrónico al personal del consulado criticando el hecho de que el primer empleado fue evacuado en abril, pero los ciudadanos estadounidenses no fueron alertados hasta un mes después. La alerta de salud sugirió que era un solo caso. “Sabían muy bien que no era así”, dijo al periódico.

Cuando se le preguntó acerca de las acusaciones de Lenzi, un portavoz del departamento de estado de Estados Unidos dijo que el gobierno no comenta casos específicos por cuestiones de privacidad.

“El departamento de estado ha sido y continuará siendo diligente y transparente en su respuesta a las preocupaciones de nuestros empleados”, dijo la portavoz departamental Heather Nauert.