DAESH sigue insistiendo en que el asesino de Las Vegas era un terrorista del califato

Pese a los continuos desmentidos del FBI, el Estado Islámico sigue afirmando que el asesino de las vegas, el jubilado Stephen Paddock, era un soldado yihadista de DAESH y ése fue el motivo que le llevó a asesinar a 59 personas y herir a más de 500. Y para mantener viva su historia, hoy han anunciado que su nombre de guerra era ‘Abu Abdul Bar al-Amriki’, que significa ‘El Americano’.

Después de 11 minutos de disparos constantes segando vidas y dejando sueños sin cumplir, poco tiempo después, el DAESH se apresuró a apuntarse la masacre asegurando que había sido un ataque terrorista de un soldado del califato.

 

 

Pero como su historia no ha acabado de ser creíble, y los desmentidos del FBI tienen más fuerza, hoy la agencia de noticias que habitualmente utilizan los islamistas ha dado un paso más y ha puesto nombre a Stephen Paddock, de 64 años, vecino de Mesquite, Nevada. Aseguran que es ‘Abu Abdul Bar al-Amriki’, ‘El Americano’.

La última declaración enviada por la agencia de noticias ligada al DAESH, Amaq, aseguraba que el ataque había sido “represalia por la lucha de la coalición encabezada por Estados Unidos contra el DAESH en Medio Oriente”, y que ‘El Americano’ lo había ejecutado en respuesta a las llamadas de los islamistas.

Justifican que Stephen Paddock se había convertido al Islam hace tan sólo unos meses.

Pero el FBI volvió a dar respuesta al nuevo comunicado del DAESH asegurando que no habían encontrado ni una posible relación o conexión del asesino con algún grupo terrorista internacional.

De todas maneras, y tal y como ha declarado el agente especial del FBI, Aaron Rouse, “según vaya avanzando la investigación continuaremos analizando cualquier conexión que pudiera existir. Lo investigaremos exhaustivamente y absolutamente, para que esta comunidad sepa que no hay más que temer.”

Y los familiares y amigos de Stephen Paddock también siguen insistiendo en que él no tenía ni afiliaciones políticas ni creencias religiosas, por lo que no hacen caso alguno a las afirmaciones del DAESH.

Tampoco están encontrando nada los investigadores pese a ‘levantar todas las alfombras’ de la vida de Paddock en sus últimos tiempos, si bien están consiguiendo reconstruir una vida que llena de sorpresas a sus más allegados.

Ahora se sabe de Paddock que tenías una auténtica obsesión por los juegos de azar y una supuesta fortuna multimillonaria hecha con bienes raíces.

Pero la policía todavía tiene que conseguir encontrar un posible motivo para la matanza. Seguimos sin saber qué fue lo que llevo a este jubilado de 64 años, con una aparente vida cómoda, a encerrarse en una habitación del piso 32 del hotel ‘Mandalay Bay Casino’ con 23 armas de fuego, y comenzar a disparar hasta protagonizar la mayor matanza por disparos de la historia de EE.UU.

Una respuesta a “DAESH sigue insistiendo en que el asesino de Las Vegas era un terrorista del califato”

Comentarios cerrados.