Saltar al contenido

Definición de Marxismo – Qué es, Significado y Concepto

El marxismo es un método de análisis político-económico, también podríamos hablar del mismo como un movimiento político y social, o una doctrina, nacida a partir de la década de 1840, siendo su mayor expositor y fundador Karl Marx (filósofo alemán), quien utilizó al marxismo como método para el análisis del capitalismo.

Quien tuvo gran importancia dentro del marxismo fue también Friedrich Engels, filósofo alemán, de ideas revolucionarias, que contribuyó intelectual y moralmente con el marxismo.

Engels era además un buen amigo de Marx, y ambos se complementaban muy bien, potenciando así el poder del marxismo en todos sus aspectos.

El marxismo es denominado también “socialismo científico”, pues si bien no se puede hablar de ciencia dentro de la política, con demasiada rigurosidad, el marxismo tiene una base económica, y su plan se acerca al método científico lo más posible.

El Capital, obra de tendencia económica y política, escrita por Marx, es el escrito más valioso y destacado del marxismo, en el cual se reflexiona y analiza el capitalismo, como su propio nombre lo da a entender, y las leyes de su dinamismo.

Este libro posee 2.500 páginas, y no sólo es importante dentro de la historia de este movimiento, sino que es una pieza trascendental en el pensamiento político de todas las épocas.

Marx publicó tan sólo el primer tomo de el libro “El Capital”; luego de su fallecimiento los otros tres tomos fueron, a partir de los manuscritos de Marx, editados y dados a conocer gracias a Friedrich Engels.

La ideología marxista conserva entre sus pilares preponderantes: la dialéctica materialista, el materialismo histórico, y la lucha de clases.

La dialéctica materialista expresa, en líneas generales, que cada idea lleva, da origen, y conserva en sí misma, su propia negación, o idea opuesta; es decir, por ejemplo: se nos hace difícil entender qué es la luz, sin conocer previamente qué es la oscuridad.

Esta teoría hace posible interpretar a la historia de manera dinámica, en donde cada proceso histórico se relaciona con el anterior.

El materialismo histórico explica que la historia está determinada por los factores económicos, y fundamentalmente, el fenómeno de la producción.

La lucha de clases, por otro lado, significa dentro del marxismo, la creencia en la lucha entre clases poseedoras y desposeídas, desde siempre, cada una peleando por el poder: las clases poseedoras por conservarlo, y las desposeídas por obtenerlo.