Saltar al contenido

Hallan el cadáver de Gabriel, el niño desaparecido en Almería y detienen a la pareja del padre

La Guardia Civil ha hallado este domingo, 11 de marzo de 2018, el cadáver de Gabriel Cruz, el niño de 8 años desaparecido desde el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas de Níjar en Almería, según ha informado el Ministerio del Interior.

El cuerpo se encontraba en el maletero del coche de la arrestada. La actual pareja del padre de Gabriel, Ana Julia Quezada Cruz, que encontró la camiseta con ADN del niño, ha sido detenida este domingo después de haberse desplazado hasta un pozo del que habría recuperado el cuerpo del pequeño, metiéndolo en el maletero de su coche.

En el momento de la detención, Ana Julia se derrumbó y confesó con un “lo siento, te quiero, he sido yo”.

La autopsia revela que Gabriel Cruz murió estrangulado el mismo día de la desaparición.

Testigos presenciales han indicado que agentes de policía y guardias civiles lloraban tras el hallazgo del cuerpo sin vida del menor.

Las fuerzas de seguridad están investigando los años que Ana Julia vivió en Burgos. Allí falleció una niña de cuatro años a la que cuidada, según publica El País. La pequeña cayó por una ventana, en lo que entonces se determinó que fue un accidente.

¿Qué sabemos hasta ahora de Ana Julia Quezada Cruz?

Llegó a principios de los años 90 a Burgos. Su hija mayor, nacida en República Dominicana, falleció el 10 de marzo de 1996 a los 4 años en la capital de provincia de Castilla y León.

La muerte ocurrió en en el domicilio en el que residía con sus dos hijas. Tiene otra hija de 24 años en Burgos, que ha sido ingresada en un hospital por una crisis de ansiedad.

El padre adoptivo y por entonces pareja de Ana Julia entró en la habitación de las menores y comprobó que la mayor no se encontraba en la cama. La ventana de la habitación contigua estaba abierta.

El cuerpo fue localizado en el patio interior del primer piso. Cayó desde el séptimo y murió en el acto.

La Policía cerró el caso en su momento como accidente.

Una hija adoptiva de Ana Julia Quezada murió en Burgos en 1996 al caer de una ventana. La menor tenía cuatro años y la encontró una expareja de la ahora detenida.