Saltar al contenido

Horóscopo Chino Rata 2018

La agresiva Rata. Hay que reconocerlo: ¡las Ratas tienen más de dos dedos de frente! Lo que otros tratan de conseguir con fuerza bruta, ellas lo logran con astucia. Su agresividad es casi incontenible si se trata de vencer a un adversario. Son apreciadas por sus superiores como colaboradoras responsables y aplicadas, y por sus parejas, como compañeras de juegos encantadoras y elegantes.

Sus subalternos no siempre las comprenderán, porque su lema es: ¡todo o nada! Y de allí provienen las desilusiones. Muchas Ratas suelen arriesgar frívolamente algo que han ganado, sin tener en cuenta las pérdidas que pueden ocasionarse, para tener que reconocer después: como ganado, perdido. Pero siempre se recompondrá, su objetivo es el beneficio, el mejor aspecto de la vida.

Por supuesto, sus caminos laborales deben conducir al éxito, tanto como comerciante leal o como usurero desconsiderado. Como políticos siempre tienen la palabra. Sus promesas son serias, pero también son capaces de afirmar con expresión sonriente exactamente lo contrario de lo que hasta el momento han alabado como digno de ambicionarse.

A menudo, las Ratas tienen aficiones artísticas, que, una vez que hayan reconocido el uso que se les puede dar, muy rápidamente pueden convertir en dinero contante y sonante. Porque el dinero es muy importante para las Ratas.

Características generales: Horóscopo Chino Rata

Muy amantes de la familia, las ratas suelen aprovechar bien todo tipo de circunstancias para mejorar en su posición social y están muy atentos a cómo incrementar sus ganancias.

Sus virtudes: Horóscopo Chino Rata

Son muy seductores, sociables y les funciona muy bien la intuición. El ahorro es una de las claves de su economía y en el amor son generosos y no escatiman en los sentimientos.

Sus defectos: Horóscopo Chino Rata

Pocas veces saben escuchar atentamente cuando alguien les da un consejo o les hace una crítica. Son temperamentales y nerviosos y generalmente muy presumidos.

Los signos más compatibles con Rata son: Mono, Dragón, Búfalo
Los signos menos compatibles con Rata son: Tigre, Caballo, Gallo

La Rata, de Aries a Piscis

Ratas AriesRatas TauroRatas Géminis
Ratas CáncerRatas LeoRatas Virgo
Ratas LibraRatas EscorpioRatas Sagitario
Ratas CapricornioRatas AcuarioRatas Piscis

Las parejas de la Rata

Las Ratas se aman mucho entre sí, juegan con mucha ternura. No se lastiman, pero a veces desborda la pasión.

Los Búfalos no son precisamente el ideal de la Rata, porque no son temperamentales ni para la vida ni para el amor. No obstante, el Búfalo le brinda seguridad a la Rata.

Los Tigres convencen a la Rata con su cordialidad. Pero ellos quieren dominar y lamentablemente no es fácil que la Rata se someta; una partida difícil.

Los Conejos suelen irritar a la Rata con su temperamento tranquilo. Aunque ambos aman su casa y su hogar, cuando se trate de cuestiones de dinero puede haber roces.

Los Dragones son la pareja ideal para las Ratas, porque pueden complementarse ante todo en el área intelectual. Una unión entre los dos se basa en un buen compañerismo.

Las Serpientes son seres enigmáticos para las Ratas, y nunca se abrirán del todo. Pero a menudo encuentran intereses en común y entonces puede ser que todo vaya sobre rieles.

Los Caballos no siempre encuentran la complacencia de las Ratas. Les gusta demasiado la aventura, y el lucro perseguido por la Rata puede arriesgarse demasiado.

Las Cabras suelen ser demasiado cerradas para las Ratas ya que sólo dicen lo que creen necesario. Ambas tienen muchas cosas en común, pero esto no es suficiente.

Los Monos suelen ser los compañeros ideales para las Ratas, son admirables y en todo sentido dignos de ser amados. La Rata sólo odia los singulares chistes del Mono.

Los Gallos son las parejas apasionadas de la Rata, pero también pueden suscitarse discusiones. Lamentablemente, los Gallos suelen exigir demasiado de sus Ratas.

Los Perros son los mejores amigos de las Ratas, porque traen tranquilidad al hogar. Casi no hay discusiones y el ingreso es dividido fraternalmente.

Los Chanchos o Cerdos a veces son demasiado sensibles para las Ratas. Pero en el terreno intelectual ambos están en la misma longitud de onda. También en el aspecto material.

Más sobre las Ratas

Pero hay que establecer diferencias entre las Ratas, pues las nacidas en verano son distintas a las nacidas en invierno. Y esto no carece de lógica.

Las Ratas veraniegas encuentran alimento en sobreabundancia; pueden abastecerse de la opulencia. Esto las hace más dignas de ser amadas. A pesar de toda su agresividad son complacientes, con su encanto subyugan a su entorno. Las Ratas del verano son más ambiciosas aún que sus congéneres del invierno, con expresión sonriente pueden expresar las impertinencias más grandes y pueden usar con vehemencia sus codos para sacar a un competidor de su camino.

La agresividad de las Ratas de invierno es causada por la constante angustia por el sustento diario. Los miembros femeninos de este signo atesoran provisiones que pueden durar años y no les importa si éstos se cubren de moho o se pudren; se tiran y se reponen. Se dice que las Ratas de invierno son proclives a la gula y que esto puede ser perjudicial para su salud. Pero la Rata actúa con su salud igual que con su dinero: cuando está más sumergida en el lodo, tirando de su propia cabellera, logra salir, una característica afín también a las Ratas nacidas en el verano. Sólo que éstas no son tan resistentes como sus hermanas del invierno.

Muchas Ratas son mimadas por la vida. Aman el lujo, pero lamentablemente también son afectas a la gula y a la vida disipada. Esto no sólo representa un peligro para su salud, también opaca su visión. Un número considerable de Ratas se rodeó de amigos equivocados, que sólo esperaban darle una estocada por la espalda. Si la Rata sufre una desilusión semejante, se retrae en su agujero, desconfiando de todos y disconforme consigo misma. Algunos fracasos de las Ratas son consecuencia de una falta de conocimiento de la naturaleza humana: confiaron y fueron engañados.

La Rata también se juega en el amor. Y, realmente, siempre alcanza su objetivo, aunque la pareja avistada en el primer momento no parezca estar muy interesada. Éste es un logro del encanto de los hombres Rata o de la elegancia de las hermosas mujeres Rata.

Al contrario del hombre Rata, la mujer Rata suele casarse muy temprano. Es apasionada y quiere al amado para sí sola. Recelosa, suele sacar a sus contrincantes del campo a dentelladas. Si el hombre acepta este juego de amor que se limita sólo a la pareja, puede tener el cielo en la tierra, pero, ¡ojo si es infiel! Conocerá el volcán que al estallar lo cubrirá con su lava. Es mejor que pida perdón enseguida o que ponga los pies en polvorosa. El hombre Rata no se ata tan rápido. Primero quiere disfrutar del aroma de esta flor, o de aquella otra, antes de colocar a la más bella de ellas en su jarrón. Impresiona a las niñas casaderas con su generosidad, su brillo exterior, su sex-appeal. A su amor puede darle todo, oro y plata, quizás un tapado de piel, pero ante todo le regala su corazón.

En el matrimonio las Ratas son caseras, aunque podría tomárselas por burguesas, ya que sus desmedidas ansias de dinero y de felicidad las intranquilizan. Porque a pesar de todo el amor a su pareja y así mismas, las aspiraciones a bienes materiales son el objetivo de vida de las Ratas.