El huracán Irma cambia su trayectoria y amenaza ahora a la costa oeste de Florida con categoría 4

El huracán Irma sigue avanzando imparable por el Atlántico, y aunque había bajado su intensidad hasta la categoría tres, a su paso por el noroeste de Cuba, ha vuelto a subir a la categoría 4 en las primeras horas de esta madrugada, y se acerca a Florida con más de 25 muertos a sus espaldas y una ola impresionante de destrucción.

Además, en las últimas horas Irma parece haber cambiado su trayectoria, y ahora la gran amenaza se cierne sobre lo cosa oeste de Florida. De mantener esa trayectoria no impactaría de pleno sobre la ciudad de Miami y su área metropolitana, como se temía, sino que se dirige a la ciudad de Tampa y a los cayos de Florida, que serían la zona más vulnerable de la marejada ciclónica que provocaría el huracán.

Es lo dicen los modelos meteorológicos que se manejan en estos momentos y que aseguran que el giro al norte del huracán Irma lo realizará entrando por la costa oeste de Florida. Y eso evitaría el enorme impacto que se temía sobre el área metropolitana de Miami y que ha provocado la evacuación de casi seis millones y medio de personas.

Ayer por la tarde los vientos huracanados, a modo de tarjeta de visita del huracán Irma, ya se empezaron sentir en Key West (Cayo Hueso), el territorio más al sur de Estados Unidos, que se hizo famoso por ser el lugar donde pasaba largas temporadas el escritor Ernest Hemingway, cuya casa museo atrae cada año a miles de turistas.

En esa zona, el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. advirtió que se esperan “marejadas ciclónicas amenazantes a la vida”. Y se calcula que más de 200.000 personas se encuentran ya sin electricidad.

En estos momentos y a la espera de cómo vaya evolucionando el huracán, que se sigue al minuto, los residentes de Tampa preparan bolsas de arena para intentar cerrar la puerta de sus casas al agua. Una ciudad al estilo de una ‘Venecia a la americana’ y sobre la que no ha impactado un gran huracán desde 1921, cuando era un pueblecito que apenas contaba con una población de 10.000 habitantes.

En la actualidad en la zona de Tampa viven cerca de 3 millones de personas a las que Irma podría pillar por sorpresa porque nadie se esperaba que el impacto directo pudiese producirse en esa ciudad. De ahí las alertas de evacuación para decenas de miles de personas de las áreas más bajas que han lanzado desde noche las autoridades de la ciudad.

Y lo mismo está ocurriendo con los vecinos de ciudades como Saint Petersburg, Naples, Fort Myers o Sarasota, todos en la costa oeste de Florida, que ahora aparecen en los pronósticos como áreas que podrían resultar impactadas fuertemente por el huracán.

La última hora de Irma a las 12 del mediodía en España es que el ojo del huracán está solo a 40 millas al sureste de Key West. Se mueve muy lentamente, a unos diez kilómetros por hora, y ha vuelto a subir a categoría 4, con vientos máximos sostenidos de unos 210 km/h que ya se sienten a más de cien kilómetros de distancia.