Aparecen grabados rupestres en la cueva de Aitzbitarte, un tesoro paleolítico espectacular

Autor: Enzo Argüelles | 29 mayo, 2017
Tiempo de lectura: 3 minutos

Las cuevas de Aitzbitarte, en Rentería (Guipúzcoa), pueden acabar de dar una sorpresa histórica con el hallazgo de unos grabados de bisontes que podrían datar de hace más de 14.000 años. Un hecho que aún no se ha hecho público pero que los expertos que han tenido conocimiento califican ya como un tesoro paleolítico espectacular, si bien piden prudencia hasta que pueda ser definitivamente confirmado.

Y es que la Diputación de Gipuzkoa pidió ayer cautela con el hallazgo de Aitzbitarte y recomendó esperar unas semanas a tener los resultados finales del riguroso estudio que se está realizando.

No es una cuestión de negar la trascendencia de lo encontrado, pero sí de cumplir los protocolos imprescindibles. “A la hora de gestionar estos casos hay protocolos especiales muy importantes que se tienen que llevar a cabo paso a paso y con un ritmo determinado. Nosotros estamos cumpliendo esos pasos y cuando esté finalizado y tengamos los resultados, se convocará una rueda de prensa para dar a conocer cómo es el descubrimiento y qué importancia tiene. Os pido paciencia, no va a tardar mucho, tres o cuatro semanas, pero hay muchísimos factores que contribuyen a que seamos muy cautelosos”, aseguró la arqueóloga Mertxe Urteaga, técnico de la Diputación.

Pero aun manteniendo la prudencia necesaria, el hallazgo tiene a los expertos más que esperanzados con la confirmación del nuevo tesoro rupestre de nuestro país.

No serían las pinturas más antiguas de Europa, según las primeras conclusiones del hallazgo, porque ese honor sigue correspondiendo al conjunto rupestre de Altxerri, también en Guipúzcoa, con unos 39.000 años de antigüedad según publicó la revista ‘Journal of Human Evolution’. Un conjunto rupestre, el de Altxerri, descubierto en 1962 y en el que se incluyen pinturas de 68 bisontes, 7 renos, 6 cabras, 5 caballos, 4 peces, un oso, un zorro… Pinturas que llevaron en 2008 a incluir el conjunto en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco.

Se acercarían en antigüedad un poco más a las pinturas de Altamira (Cantabria) cuya realización se dilató en el tiempo por lo menos 20.000 años (entre 35.000 y 15.200 años), y las conclusiones publicadas en el ‘Journal Archaeological Science’ dan por probado que fueron realizadas por los primeros grupos de Homo sapiens que poblaron Europa.

Así que estaríamos hablando de un hallazgo que podría tener una importancia histórica similar a las pinturas de Altamira, si bien en este caso no se trata de pinturas prehistóricas, sino de grabados, que no son lo mismo, como explicó en Radio San Sebastián Jesús Tapia, arqueólogo del departamento de Arqueología Pre-Histórica de Aranzadi.

«No son lo mismo porque su manera de hacerlos es diferente. El grabado perdura más en el tiempo, pero la pintura es más vistosa. El grabado es más resistente aunque sea más difícil de detectar, y la pintura es más fácil de ver pero también es más fácil que se borre. Es más difícil que se conserve una pintura porque es un teñido superficial de la roca y, por tanto, a medida que la pared evoluciona -escurre agua o proliferan hongos o se forman capas de calcita- tienden a desaparecer. Son menos resistentes y por tanto son mejor indicador del estado de conservación.»

El valor del hallazgo, que será dado a conocer en unas semanas, podría ser tan importante que ya están pensando en cerrar toda la cueva. Sobre todo porque Aitzbitarte recibe en torno a 10.000 visitas anuales y las acampadas a su alrededor y la falta de cuidado de muchas personas que se acercan hasta ella le ha hecho bastante daño. Además, por ley, en el momento en que se descubre arte prehistórico en una cavidad, ésta pasa a protegerse con la figura legal de mayor rango, que incluye el cierre de la cueva.

Más artículos de Noticias

Más artículos de Noticias