Cómo funciona el sistema de ascensos y descensos del fútbol español

Autor: Enzo Argüelles | 30 mayo, 2017
Tiempo de lectura: 6 minutos

El sistema de ascensos y descensos del fútbol español suele cambiar regularmente. En la actualidad (2017), en Primera y Segunda División el método es sencillo. A partir de la Segunda División B el sistema se complica.

Tres descensos directos en Primera División

La Liga es el torneo de la regularidad, y por eso los premios y los castigos a final de temporada dependen directamente de lo que hayan hecho los equipos durante unos diez meses de competición… en Primera. Porque a partir de ahí, la cosa se complica.

Así, el campeón de Liga es el que acumula más puntos (tres por victoria, uno por empate y cero por derrota en cada partido) y descienden de Primera a Segunda los equipos que menos puntos hayan conseguido durante la Liga.

En caso de que hubiese un empate a puntos, las normas de la LFP establecen distintos baremos que se van aplicando por orden, y el siguiente sólo entra en funcionamiento si con el anterior se mantiene el empate.

Lo primero que se hace es una clasificación de los equipos empatados teniendo en cuenta solo los resultados de los partidos que hayan disputado entre ellos. Si en ese caso se deshace el empate, el lugar de cada uno en la clasificación normal se establece por el orden que salga del desempate.

Pero si el empate es entre más de dos equipos puede ocurrir que se deshaga en un caso, y no en el resto. Y en ese supuesto, que se ha dado más de una vez, el o los que queden por encima salen del lío, y se repite la operación con los que quedan, como si fuese una Liga sólo entre ellos.

Si en un caso o en todos, da igual, con el sistema de la Liga entre ellos se mantiene el empate, hay que pasar a la segunda fórmula:

  • Se establecería una nueva clasificación teniendo en cuenta no los puntos, si no los goles. Y ganaría quien tenga mayor diferencia entre goles marcados y goles recibidos. Pero considerando únicamente los partidos jugados entre sí por los equipos empatados
  • Si aun así se mantiene el empate, se utiliza la misma fórmula de los goles, pero contando todos los partidos del campeonato. Y si todavía estuviesen empatados ganaría el equipo que haya marcado más goles durante la Liga.
  • Si con todas estas fórmulas no se lograse resolver el empate se atendería al club mejor clasificado con arreglo a los baremos del ‘Juego Limpio’

El método de evaluación para establecer la clasificación del Juego Limpio se llevará a cabo una vez contabilizadas las amonestaciones decretadas por el árbitro en cada uno de los partidos. Esta puntuación se efectuará de la siguiente manera:

Por resumir mucho, los baremos para la clasificación del juego limpio son los siguientes:

  • tarjeta amarilla: 1 punto
  • doble amarilla/expulsión: 2 puntos.
  • tarjeta roja directa: 3 puntos (si el Comité de Competición dictamina una sanción mayor de tres partidos, se aplicará una puntuación igual a la sanción).

Eso para el caso de jugadores, porque si se trata de sanciones a entrenadores, directivos o cualquier persona relacionada con el club, cada partido de suspensión-inhabilitación será penalizado con 5 puntos.

Si hay incidentes de público que han sido sancionados, se puntuarán con cinco, seis o siete puntos dependiendo de la gravedad de la sanción. Y si por el cierre de un campo se darán diez puntos.

Volviendo a la cuestión del formato de ascensos y descensos, una vez aclarado cómo se hacen los desempates, decíamos que queda campeón en Primera el que tiene más puntos, y descienden los tres que tienen menos.

En Segunda División compiten 22 clubes en un grupo único. Todos juegan contra todos en su campo y en el del rival en el orden que determine el sorteo. Suben a primera tres equipos, pero directamente sólo consiguen el ascenso los dos que tienen más puntos al acabar la temporada. Los cuatro siguientes clasificados, de tercero a sexto, se juegan una plaza más disputando partidos entre ellos.

Primero juegan a doble partido el tercero contra el sexto y el cuarto contra el quinto. Los partidos de ida en casa de los peor clasificados. Y los ganadores de ambos se disputan el tercer puesto de ascenso a doble partido, la ida en el campo del peor clasificado. El ganador, sube.

El descenso es automático, y bajan a Segunda B los cuatro equipos que hayan logrado menos puntos durante las 42 jornadas.

Primera fase de ascensos de Segunda B a Segunda División

La Segunda División B se complica bastante. Es una categoría compuesta por cuatro grupos diferentes, formados por 20 equipos cada uno.

Al final de la temporada, los cuatro primeros equipos de cada grupo entran en lo que será la liguilla de ascenso a Segunda división. Si bien los que hayan quedado los primeros de cada grupo tienen una oportunidad extra.
Los cuatro campeones de grupo, por sorteo, juegan entre ellos a doble partido, y los dos ganadores consiguen el ascenso automático.

Mientras, los otros doce equipos se enfrentan entre ellos en una primera fase, segundos contra cuartos y terceros entre ellos, a doble partido.

Los seis ganadores de estos 12 enfrentamientos disputan una última eliminatoria en la que se incluyen a los dos perdedores del duelo de campeones, también a doble partido.

La RFEF incluye en el Reglamento la posibilidad de modificar el sorteo para que no coincidan equipos que se encontraban en el mismo grupo.

Los cuatro equipos vencedores disputan una última eliminatoria a doble partido. Los enfrentamientos se determinan igual que en la fase anterior. Los mejores clasificados en sus respectivos grupos de competición se enfrentan a los peores clasificados.

Los dos equipos ganadores en esta fase ascienden a Segunda División.

Descienden a Tercera División 18 equipos de Segunda B

Los cuatro últimos clasificados de cada uno de los cuatro grupos de Segunda División B descienden directamente a Tercera División. Los cuatro equipos que ocupen la posición 16 (quinta por la cola) juegan una eliminatoria a doble partido para evitar el descenso.

Un sorteo determina los enfrentamientos y el orden de los partidos. Los dos equipos que resultan vencedores mantienen la categoría. Los dos que pierden descienden a Tercera División.

Hasta 72 equipos luchan por subir a Segunda División B

Cada año hasta 72 equipos juegan la promoción de ascenso de Tercera División a Segunda B. La división es la siguiente:

  • Por una parte se encuentran los campeones de los 18 grupos de Tercera.
  • Por otra, los 54 equipos que acabaron la competición en segunda, tercera y cuarta posición.

Entre los campeones se realiza un sorteo que determina enfrentamientos directos a doble partido. Los nueve vencedores ascienden directamente de tercera a Segunda División B.

Entre los otros equipos se disputa una eliminatoria a doble partido que se organiza como la de Segunda B. Segundos contra cuartos y terceros entre sí.

Y los ganadores tendrán que verse las caras con los nueve derrotados de los duelos de campeones.

De esta forma, de los 72 clubes que luchaban por ascender en un principio, quedan 36. Estos se dividen en la siguiente fase de esta manera:

  • Por una parte, los 9 equipos que no ganaron la primera eliminatoria entre líderes. Estos se enfrentan a 9 de los 18 vencedores en los enfrentamientos entre segundos y cuartos. Para la elección de estos 18 equipos se tiene en cuenta en qué puestos terminaron la competición regular. Se eligen primero a los cuartos y después a los terceros hasta completar los 9 puestos. Se evitan los choques entre equipos que pertenecieron al mismo grupo.
  • Por otra parte, los 9 equipos restantes de los choques que enfrentaron a cuartos contra segundos se emparejarán con los 9 ganadores de los choques entre terceros clasificados.

Los 18 vencedores de estas eliminatorias se enfrentan entre sí mediante sorteo. Los 9 vencedores subirán a Segunda División B junto con los 9 ganadores de la primera eliminatoria que enfrentó a los campeones de los 18 grupos de Tercera de España.

Más artículos de Deportes

Más artículos de Deportes