McAfee: la loca vida del inventor de un antivirus que no pudo protegerle de sí mismo

Autor: Paloma Gay | 25 junio, 2021
Tiempo de lectura: 7 minutos

McAfee nació en Gloucestershire (Inglaterra), en una base militar de Estados Unidos en Reino Unido. Hijo de padre estadounidense y madre británica, nunca quiso renunciar a la doble nacionalidad.

En 1945, John David McAfee se trasladó a Virginia y creció con un padre que «le pegaba sin piedad» y que se acabó suicidando con la propia escopeta de su hijo cuando éste tenía 15 años.

Steve Morgan, que pasó una temporada en su casa de Alabama para intentar escribir su biografía, cuenta que McAfee le dijo que su padre nunca le mostró ni una pizca de afecto. Pero sorprendentemente, el relato de la muerte de su padre fue el único momento en el que lloró.

McAfee, éxitos y adicciones

Desde aquel momento, el joven de 15 años se convirtió en un adicto al alcohol y las drogas. Y sólo su mente privilegiada le permitió licenciarse brillantemente en la Universidad de Salem, y hacer un doctorado en matemáticas en Louisiana.

Pero los éxitos y los escándalos se mezclaban en su vida desde muy pronto, y le expulsaron del doctorado por liarse con una de sus becarias, que más adelante acabaría siendo su mujer.

Desde allí fue contratado como programador en la NASA, y su éxito profesional iría permitiéndole trabajar en las mejores empresas tecnológicas del país, como Xerox, Siemens o General Electric.

Pero el éxito en ese mundo “tequi” iba acompañado de un ambiente que le hacía cada vez más adicto a las drogas.

– Como él mismo recordó alguna vez: “la mayoría de mis jefes también se drogaban. En la mayoría de las empresas la gente se drogaba abiertamente a la hora de comer. Eran tiempos muy locos».

McAfee intentaba esconder a su mujer y su madre su adicción a las drogas, pero no lo consiguió y acabó costándole su matrimonio y su empleo en 1984.

LA CARA

VirusScan y McAfee Associates

McAfee fundó en 1987 la empresa a la que puso su nombre. Por aquel entonces dirigía una BBS, que un sistema de tablón de anuncios precursor de la World Wide Web, que hoy solo recordarán los pioneros de internet.

Allí trabajaba con su cuñado, y cuando en 1986 apareció el primer gran virus informático, llamado «Brain», John McAfee llamó inmediatamente a un programador que conocía y le dijo que había una gran oportunidad.

– “Tenemos que hacer algo. Queremos escribir un código para combatir este virus».

Y una vez logrado llamó al programa VirusScan y a la empresa McAfee Associates.

– «Fue un verdadero pionero. No solo como especialista en seguridad, sino que fundó una de las primeras empresas pensadas para distribuir software por Internet».

Una venta millonaria

23 años después, el fabricante de chips californiano Intel compró la empresa de McAfee por nada menos que 7.680 millones de dólares.

Fue en agosto de 2010 y por el precio que pagaron entonces sigue siendo una de las mayores ventas de empresas tecnológicas de la historia.

La clave del éxito de McAfee es que fue el primero que ofreció un “antivirus todo en uno” cuando los informáticos sólo se enfrentaban con un virus cada vez.

Y aunque tecnológicamente no era nada extraordinario, la idea sí era revolucionaria y tenía un enorme valor.

Pero John nunca le mostró afecto a su invento, ni en público ni en privado, y en el momento de la venta dijo:

– «Estoy eternamente agradecido con Intel por liberarme de esta terrible asociación con el peor software del planeta».

LA CRUZ

Inversiones y problemas con la ley

McAfee aprovechó las décadas siguientes para invertir su fortuna en cosas tan variopintas como aplicaciones para smartphones, criptomonedas, yoga y antibióticos a base de hierbas.

Y poco después de la venta decidió fijar su residencia en el paraíso caribeño de Belice, donde montó una empresa farmacéutica y un resort para que los turistas americanos practicaran yoga.

Pero a partir de ese momento su vida entró en una alocada espiral de drogas, armas, prostitución y problemas con la ley.

McAfee se hizo adicto a la cocaína y a la Metilendioxipirovalerona, una sustancia psicoactiva sintetizada como droga de diseño que en ocasiones se vende como sales de baño y que también se conoce como droga caníbal.

Incluso un día declaró en una entrevista en el año 2012:

– «Soy un fan incondicional de la metilendioxipirovalerona. Creo que es una de las mejores drogas jamás creadas. No sólo por la hipersexualidad sino además por la suave euforia y cómo te baja»,

Una vida sin freno

De aquellas fechas turbulentas es la historia de su novia de 16 años que llegó a robarle su pistola y a dispararle, provocándole la pérdida de audición en un oído.

Y en otra ocasión, según contó la propia chica tras el suceso, la adolescente le puso un cuchillo en el cuello y McAfee le espetó: «Vamos, mátame».

La situación era la consecuencia de una vida en la que McAfee mantenía una relación abierta con la adolescente a la vez que lo hacía con un séquito de mujeres jóvenes, en su mayoría prostitutas, con las que convivía y mantenía relaciones.

Acusado de asesinato

Su primer gran lío llegó dos años después, cuando su vecino de Belice fue hallado misteriosamente asesinado de un disparo en la cabeza, en un caso que aún sigue sin resolverse y por el que estuvo investigado.

Y no era de extrañar que lo declarasen sospechoso. Porque McAfee se dio la fuga hasta que finalmente fue arrestado en Guatemala y trasladado a la cárcel. Además, por esas fechas la policía descubrió que vivía con una chica menor de edad y que poseía armas en su casa.
De todas maneras, como nunca se pudo demostrar su involucración en el asesinato, McAfee pudo dejar Belice.

Pero su tranquilidad duró muy poco, y enseguida, en 2015, fue detenido otra vez, ahora en Estados Unidos por conducir bajo los efectos de estupefacientes.

Candidato a la presidencia de EE. UU.

Meses después de su arresto americano, McAfee se lanzó a una de sus mayores excentricidades y decidió presentarse a las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2016.

Se presentó con el Partido Libertario, cuyo programa contempla el derecho a poseer armas para defensa propia, la abolición de las leyes que castigan la prostitución y legalizar la tenencia y venta de drogas para consumo personal.

A finales de 2018 anunció que volvería a presentarse a la presidencia de Estados Unidos como candidato del mismo partido, con la misma suerte. Pero esta vez culpó de su derrota a las autoridades americanas.

Su “exilio” en yate

Porque por esas fechas el gobierno federal le imputó varios delitos económicos (por los que más adelante sería detenido en Barcelona) y la respuesta de McAfee fue denunciar una persecución política y avisar que continuaría con su campaña en el exilio.

Eso sí, no dejó de reconocer una de las acusaciones por no haber hecho la declaración de hacienda desde 2010, pero lo justificó alegando que:

– «Los impuestos deberían ser ilegales».

A partir de ese momento, Para irse al exilio se compró un yate y de dedicó a viajar con su mujer haciendo públicas fotografías suyas en posesión de armas.

En julio de ese año fue detenido en la República Dominicana después de que él y otras cinco personas fueran sospechosas de viajar en un yate con armas de alto calibre, munición y equipo de estilo militar. Pero salió en libertad.

Estaba ya metido en una vida imparable en la que era habitual verlo en las redes sociales tomando alcohol, rodeado de prostitutas, armas y drogas, un vicio que nunca escondió.

También se convirtió en los últimos años en un gurú de las criptomonedas. Y llegó a creer tanto en el bitcoin que aseguró que el valor de la divisa digital llegaría al millón de dólares para finales del 2020.

Detención y muerte

Finalmente, en octubre de 2020 lo detuvieron en el aeropuerto de Barcelona mientras intentaba fugarse a Turquía tras la publicación, por un procurador estadounidense, de una acusación en su contra por haber omitido declarar millones de dólares de ingresos por la promoción de las criptomonedas, servicios de consultoría, conferencias y derechos vendidos para un documental sobre su vida.

Desde el 4 de octubre estaba en prisión preventiva.

Su vida desenfrenada, llena de sexo y drogas e infectada con un sinfín de problemas legales le llevaron a este desenlace, sorprendente solo para quienes no conocían su vida.

Y pocas horas después de que un tribunal español anunciara que había aprobado su extradición a Estados Unidos para enfrentarse a cargos fiscales castigados con décadas de cárcel, según las autoridades, apareció muerto en su celda de Barcelona.

El cuerpo de McAfee fue descubierto tendido en el centro penitenciario Brians 2 de Barcelona. El personal de seguridad intentó reanimarlo, pero finalmente el equipo médico de la cárcel solo pudo certificar su muerte:

– «Todo apunta a una muerte por suicidio».

Durante la vista de extradición, el empresario, con una deuda tributaria que Estados Unidos eleva a más de cuatro millones de dólares, aseguró haber pagado «millones de dólares en impuestos» y dijo ser víctima de

Estaba acusado de siete delitos que, de haber sido declarado culpable, podrían haberle condenado a entre 5 y 20 años de cárcel por cada uno.

Pero él mantenía que era una víctima de persecución política por haber denunciado corrupción en la agencia tributaria.

Más artículos de Tecnología

Más artículos de Tecnología