Ya menudo cambio profundo, menudo pitorreo.
Como lo de los toros y mil paridas a la que se dedican estos merluzos.
Que pena de país.
Ni España podía aspirar a menos ni estos a más.