Chocotorta: así es la increíble historia y la receta del mejor postre del mundo

Hace dos años fue elegido como el mejor postre del mundo y este 2022 cumple 40 años. Se llama Chocotorta y es puro sabor argentino, aunque a muchos españoles les traerá grandes recuerdos. Con esta receta podemos hacerla en casa y dar un sorpresón.
Autor: Fely Roc | 27 junio, 2022
Tiempo de lectura: 5 minutos

La chocotorta está conquistando el mundo y puede que a alguien le recuerde a la tarta de galletas que hacían nuestras madres en casa cuando éramos pequeños y que ninguna pastelería ha conseguido superar.

Puede que le recuerde, y con razón, porque tiene mucho parecido con aquellas pequeñas torres de galletas María bañadas en leche con azúcar, y más galletas con más leche, “pegadas” con chocolate fundido al fuego… y en algunas casas hasta con un chorrito de coñac.

Apiladas en redondo o rectangulares, según fuese el modelo de galleta María que consumíamos en casa.

Así es el impresionante aspecto de la chocotorta, aunque puede tener muchas formas y por encima se puede acabar como se quiera

Te interesa: Tenemos la receta de las patatas fritas más caras del mundo, por si te apetece intentarlo

Los 5 primeros postres

Pues en Argentina ese postre casero que enloquece a todas las familias y se hace en la mayoría de las fiestas, se llama chocotorta.

Y aunque en España no es apenas conocido, en 2020 fue reconocido como el mejor postre del mundo según la votación realizada a través de Taste Atlas.

En esa votación, el postre argentino superó a clásicos de la cocina mundial como el

  • Helado de pistacho italiano
  • Apfelkuche alemán
  • Waffles belgas
  • Zserbó húngaro

que completaron las 5 primeras posiciones, por este orden.

La creadora de la chocotorta publicó en redes sociales esta imagen de ella con su sabroso invento. Foto Facebook

Chocotorta, la idea de una creativa de publicidad

Un éxito mundial de este calibre superó todo lo que su creadora, Marité Mabragaña, hubiese podido imaginar.

Hasta el punto de que, ya jubilada, contaba hace poco en una entrevista al Diario Clarín argentino:

  • “Si hubiera registrado la chocotorta y cobrado derechos, ahora te estaría hablando desde la Costa Azul y no desde este apartamento en Buenos Aires”

Pero ella tenía solo 20 años y acababa de entrar en la agencia de publicidad de Ricardo de Luca, que quizás entonces era la más importante del país.

Marité era la directora creativa de Bagley, que en 1975 había comenzado a comercializar las chocolinas, y de Mendizábal, que hacía el queso en crema Mendicrim. Y sin que nadie se lo pidiese, pensó en aprovechar las dos marcas para hacer un anuncio conjunto.

Así que se puso manos a la obra, le añadió dulce de leche y, como ha descubierto ella misma años después, un poco de vino de Oporto, y…

  • “Fue algo raro, porque nadie me la pidió. La llevé a la agencia para un cumpleaños y a todo el mundo le encantó. Quedaba bárbara”.

Tardaron un año en hacer el anuncio

Luego se lo fue a contar a sus clientes y aunque a las dos marcas les convenció la idea, tardaron como un año en hacer el comercial.

  • “Nadie sabía cómo facturar algo que involucraba a más de un cliente, el cobranding no existía”.

Y la propia Merité explica en su entrevista en Clarín que

  • “En verdad fueron tres marcas: Chocolinas, Mendicrim y el dulce de leche Ronda”.

Era un dulce de leche que se fabricaba en Santa Fe y lo distribuía el propio Mendizábal, que decidió sumarse aportando fondos para los anuncios.

Y el nombre (torta en argentina es una tarta en España) también se le ocurrió a ella, porque, como cuenta, “caía de maduro”

Esta tarta con todos los ingredientes de la chocotorta sirvió para celebrar el gran premio de mejor postre del mundo. Foto Facebook

Cómo se hace la chocotorta

Así fue como una publicista que en 1982 decidió juntar a dos de sus clientes (galletitas de chocolate y queso crema), en un solo plato inventó lo que ha sido elegido como mejor postre del mundo,

Y de ese empeño surgió una tarta, torta, chocotorta, que muy pronto se transformó en un símbolo de la gastronomía argentina y en el postre fundamental de las fiestas de cumpleaños en los hogares de todas las clases sociales del país.

La clave fundamental es lo rica que está, pero también ayuda lo fácil que se hace, ya que no necesita pasar por el horno.

Para estas fechas, además, la chocotorta tiene la ventaja de es un postre semi frío pero que se puede tomar cuasi helado, porque todos sus ingredientes aguantan extraordinariamente bien en la parte más fría de la nevera sin perder la cremosidad.

Aunque en el anuncio original les echaban almíbar, la idea es que las galletas Chocolinas se ablandan sumergiéndolas en leche (La creradora le añadía un poco de vino de Oporto) y se van apilando en una bandeja haciendo la forma que más nos guste, habitualmente rectangular.

Luego, sobre las galletas de chocolate (chocolinas) ponemos otra capa de queso en crema y dulce de leche bien mezclados

Y volvemos a comenzar el proceso con otra capa de galletas, la de queso crema y dulce de leche, y así hasta el alto que queramos darle

Luego la podemos poner a enfriar un poco en la nevera y ya está lista para tomar.

Tan sencillo que parece increíble que pueda resultar tan sabrosa.

Los otros 4 mejores del mundo tal y como los definió la web del concurso.

2. Gelato al pistacchio (Italia)

El Pistacho es much más que un clásico sabor de helado, si bien no tiene tanto éxito por estos lares.

Este postre es, quizás, el más conocido del ránking hasta ahora, aunque sea fuera de España. Se trata del helado de pistacho, que tiene sus fanáticos y detractores y se distingue por su llamativo color verde.

3. Apfelkuchen (Alemania)

La típica y riquísima tarta de manzana alemana, el Apfelkuchen, es el pastel estrella y lo más tradicional del país teutón. Foto @dietina.

La Apfelkuchen es una sabrosísima tarta de manzana, nueces y pasas que en Alemania se suele comer como pastel para acompañar el café.

4. Liège Waffle (Bélgica)

El Waffle de Bélgica fue elegido entre uno de los postres más ricos del mundo. Foto @chocoschok

Lo que tienen de especial los Waffles de Lieja o Liège es que, además de estar hechos con levadura, tienen azúcar perlado, que son pedacitos de azúcar de un tamaño más grande de lo normal. En España los conocemos con el nombre de gofres, y aunque no son exactamente lo mismo, los de Lieja están más cerca de los  gofres que de los waffles.

5. Zserbó (Hungría)

Este postre se inventó en Suiza y llegó a Hungría en 1884. Su creador fundó la pastelería Gerbaud, que sigue en el centro de Budapest.

El Zserbó es un postre típico de Hungría desde hace casi siglo y medio. Se trata de una masa de lavadura fresca dividida en varias capas y rellena de una combinación de mermelada de damasco, nueces y chocolate.

 

Más artículos de Noticias

Más artículos de Noticias