Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

25 consejos para comer en la oficina de forma rápida y saludable

Cuida de tu salud, de tu línea y de tu bolsillo llevando la comida a la oficina. Sigue los siguientes consejos y ahorrarás tiempo y dinero con comida preparada en casa.

Consejos para comer en la oficina de forma rápida y saludable

Comer de tupper no tiene por qué estar reñido con la salud o con tu plan de adelgazamiento. Al contrario, planificar de un día para otro las comidas que vas a llevar al trabajo te permite preparar menús sanos y equilibrados. Sigue nuestros consejos y disfruta de una alimentación sabrosa y ligera en tu lugar de trabajo.

  1. Planifica tus menús cada fin de semana para poder hacer la compra y despreocuparte.
  2. Transporta tus platos en recipientes herméticos en los que puedas calentarlos e incluso comerlos.
  3. Aprovecha los botes de vidrio de las conservas o los botellines de agua para transportar el gazpacho o las cremas de verduras sin que se derramen.
  4. Si tienes que calentar las cremas de verduras recuerda que los botellines de agua no deben utilizarse en el microondas.
  5. Nunca aliñes las ensaladas con antelación; las lechugas y hojas de ensalada se reblandecen.
  6. Prepara tus aliños y vinagretas en un botecito de cierre hermético. Sólo tendrás que agitarlo y aliñar tus platos en el último momento.
  7. Recuerda aliñar tus ensaladas con una pizca de zumo de limón y un toque de vinagre balsámico o mermelada light.
  8. Combina ensaladas de pasta, arroz y cuscús con todo tipo de legumbres, verduras y dados de pechuga de pollo, pavo o pescados magros. Obtendrás platos únicos, fáciles y muy saciantes.
  9. Utiliza atún en lata al natural.
  10. No prepares platos de verduras con más de dos días de antelación. Las hortalizas cocidas se oxidan y pierden parte de sus nutrientes.
  11. Si preparas algún guiso de legumbres y quieres comerlo con un picadillo de verduras, huevo duro o tostones de pan recuerda llevar este picadillo en un recipiente aparte. Así podrás calentar el guiso y añadir el picadillo bien crujiente en el último momento.
  12. Deja el arroz o el risotto al dente y termínalo de cocer en el microondas al calentarlo.
  13. Las tortillas de verduras son una opción sana y muy equilibrada. Déjalas bien cuajadas y llévalas cortadas en dados. Puedes utilizar poco aceite en sus preparaciones y añadir las verduras hervidas o al vapor en lugar de fritas o salteadas.
  14. No cuezas totalmente los pescados. Déjalos al punto; se terminarán de cocinar cuando los calientes en el horno o en el microondas.
  15. Recuerda que algunos pescados como el atún, el bonito y el bacalao pueden resultar especialmente secos si quedan muy cocidos. Cocínalos poco y acompáñalos con una salsa ligera como la salsa holandesa.
  16. No prepares salsas muy espesas para acompañar tus platos. Es mejor dejarlas líquidas; espesarán cuando las calientes.
  17. Los escabeches son ideales para dejarlos preparados: ganan sabor con el reposo y pueden comerse tibios o fríos. Sustituye parte del aceite por agua o caldo y obtendrás escabeches con menos grasa.
  18. Usa tu fantasía para preparar brochetas con todo tipo de verduras asadas, pescados o carnes magras. Transpórtalas en recipientes herméticos planos. Resultan ligeras y muy fáciles de comer.
  19. Prepara sándwiches nutritivos añadiéndoles ensaladas y hortalizas variadas para que sean completos.
  20. Utiliza pan de baguette, pan de molde, wraps, pitas y tortitas con diferentes rellenos para que tus sándwiches sean originales y variados.