¿Cómo es posible que Inglaterra esté en máximos históricos de contagios COVID?

Estamos relajando el seguimiento de la pandemia y eliminando controles y las cuarentenas… justo cuando una nueva cepa parece estar descontrolada. Los datos oficiales de Inglaterra dicen que 1 de cada 13 personas tuvieron COVID la semana pasada (19 a 26 de marzo). Y aunque no sea muy letal, no es buena noticia
Autor: Enzo Argüelles | 1 abril, 2022
Tiempo de lectura: 4 minutos

Mientras una ciudad enorme como Shanghai se confina y sus calles se mantienen solitarias y fantasmales, en otros lugares deciden considerar al SARS-CoV-2 como un “normal” compañero de viaje en una nueva vida sin precauciones.

Mientras la mayoría de occidente pretende pensar que el coronavirus ya no existe y la pandemia es historia, una subvariante llamada BA.2 se empeña en decir aquí estoy yo, contagiando como nunca antes se había visto.

Todavía más: Mientras la OMS lanza un grito de alarma pidiendo que no se relajen los controles, sino que se aumenten, países como el nuestro deciden hacer lo contrario y los políticos ya hablan de eliminar la obligatoriedad de las mascarillas en interiores.

Te interesa: https: Descubren ondas cerebrales que se activan en la muerte ¿Está pasando la vida ante nuestros ojos?

 

Nos hacemos preguntas que creemos saber responder

En todas estas decisiones cuasi opuestas, ¿Quién tiene razón?

¿Hay mucho coronavirus pero ya es algo tan inofensivo que la cantidad de contagios no nos afecta?

Quizás esta última sea la pregunta que la ciencia debería responder… si no lo está haciendo ya.

Los datos de Inglaterra no dejan lugar a las dudas en cuanto al número.

Las infecciones por coronavirus acaban de alcanzar niveles de infección nunca vistos.

Tanto que la Oficina de Estadísticas Nacionales considera muy probable que 1 de cada 13 personas haya tenido COVID-19 en la última semana. Del 19 al 26 de marzo.

La realidad de Inglaterra, en datos

Siguiendo con sus datos, en todo el Reino Unido la cantidad de infecciones aumentó en aproximadamente 650.000 en comparación con la semana anterior.

Traducido a personas contagiadas, los datos estiman que casi 5 millones (4.908.900) tuvieron la enfermedad la semana pasada.

Eso quiere decir que de cada 100 ciudadanos de Inglaterra, casi 8 (7,6) tenían COVID-19 la semana pasada.

Es lo nunca visto, La cifra es más alta registrada desde que comenzaron a analizar la situación, en abril de 2020.

Y supera aquellos días de locura de las Navidades, en los que la variante ómicron puso el mundo patas arriba, los test se agotaban y cada día descubríamos un nuevo contagio en la familia.

Ni siquiera entonces la cifra era tan alta. Ha pasado de 1 de cada 15 personas contagiadas, a 1 de cada 13. Y lo diferencia es muy importante, aunque quizás no lo parezca tanto.

¿En todas partes y a todas las edades?

El análisis dice también que los niveles de infección aumentaron en todas las regiones del país.

Y las cifras también sugieren que, si bien los niveles de infección se han estancado entre los niños y adultos jóvenes, continuaron aumentando entre los mayores de 25 años.

Por edades concretan en que alrededor del 8% de las personas de 35 a 49 años y el 6,6% de las personas de 70 años o más, se contagiaron la semana pasada.

Muchas cifras, y mucho material para reflexionar y sacar conclusiones.

¿Y si en España “gripalizamos” los accidentes tráfico?

La realidad en España es que la última cifra, hecha pública hoy, dice que tenemos que lamentar 323 muertes. Así. Como si nada.

Y aunque estemos dando esta cifra de muertes sin darle mayor importancia, la realidad del número es que en menos de una semana han muerto el equivalente a la quinta parte de los fallecidos en accidente de tráfico en TODO EL AÑO anterior a la pandemia (1.755 en 2019).

Y sin embargo, no hemos decidido “gripalizar” los límites de velocidad, ni dejar de hacer campañas de prevención del tráfico. Ni siquiera vamos a dejar de contar los accidentes en carretera.

¡Al contrario! Acabamos de “estrechar” las limitaciones de velocidad (para adelantar) y aumentar las sanciones. Y todos queremos pensar que nada tiene que ver con la recaudación, sino con la seguridad.

¿Pero entonces?

Porque en lo que respecta al resto de datos del coronavirus:

Estamos registrando una incidencia todavía de 459 casos en mayores de 60 años

Tenemos más de 4.000 ingresado en el hospital por culpa de la COVID.

La ciencia y el peligro de los contagios

Lo malo, y de lo que ha vuelto a alertar la OMS, es que si dejamos de contabilizar ni siquiera las veremos venir, en el caso de que haya un nuevo gran riesgo.

Por supuesto que lo más importante es que el coronavirus ya no mate. Pero sí que mata, aunque sea mucho menos.

Pero en estos momentos, sobre todo está la importancia de las mutaciones. Un riesgo que los científicos no paran de advertir que debemos evitar.

Y eso solo se consigue conociendo y poniendo freno al número de infecciones para evitar que se multipliquen y puedan mutar. Porque es pura probabilidad matemática.

Con el SARS-CoV-2, hasta ahora hemos tenido el azar en contra. Y no parece buena idea ponérselo fácil.

Se pueden relajar las medidas si los datos lo permiten. Incluso es recomendable y necesario. Pero para poder actuar necesitamos eso: los datos.

Y hacer caso a la OMS arece una buena idea. Porque ellos son los que saben.

Más artículos de Noticias

Más artículos de Noticias