Saltar al contenido

Definición de Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS) – Qué es, Significado y Concepto

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son todas aquellas adquiridas comúnmente por medio de las relaciones sexuales (transmitidas de una persona enferma a una sana), la sangre, o mediante el embarazo o parto. También son denominadas enfermedades venéreas, o infecciones de transmisión sexual (ITS), pues infectan al organismo, causándole malestar.

Las ETS son un problema frecuente en la actualidad, muchas veces debido a la falta de importancia y precaución de los jóvenes, o al descuido de los adultos, quienes deben guiar a quienes se inician sexualmente sobre los riesgos que esto supone. Estas enfermedades son provocadas por microorganismos, es decir, organismos muy pequeños, entre ellos: virus, bacterias, hongos y protistas.

Entre las ETS más conocidas y usuales encontramos: sida (HIV o VIH), gonorrea, sífilis, tricomoniasis, herpes genital, virus papiloma humano (HPV), ladillas, hepatitis B, y hepatitis C.

Según estudios realizados por la OMS (Organización Mundial de la Salud) alrededor del año 2000, existen anualmente cerca de unos 300 millones de casos de ETS; situación que se agrava continuamente, produciendo un incremento en ese número cada vez más rápido y peligroso.

Para la prevención es conveniente evitar las relaciones sexuales “casuales”, usar preservativo o condón siempre y durante todo el acto sexual, y realizar estudios de cada una de las partes que desean tener relaciones para verificar si ambas están sanas. La responsabilidad, y la educación de la sociedad respecto de este asunto es la mejor prevención.

Entre los signos o síntomas de las enfermedades de transmisión sexual se hallan verrugas, dolor en el bajo vientre, ganglios inguinales inflamados, sangrado y/o dolor durante el acto sexual, secreción genital anormal (distinto color y olor. Presencia de picazón, y ardor), molestias urinarias, manifestaciones en la piel, fiebre y decaimiento, y falta de apetito, entre otros.