Día Mundial de los chimpancés: Testimonio de un español que convive con ellos

En el Día Mundial del chimpancé tenemos la suerte de conocer un poco más gracias a un testigo directo, que dedica su vida a convivir con ellos y estudiarlos en su hábitat natural.
Autor: Héctor Díaz Alejo | 22 agosto, 2021
Tiempo de lectura: 4 minutos

Jorge Gómez Fortún es veterinario de campo en el Parque Nacional Taï, reserva de la Biosfera e inscrito en el patrimonio mundial de la UNESCO. Un increíble espacio natural con una superficie de 454.000 hectáreas, considerada la principal selva húmeda primaria de África Occidental y la segunda de África.

Un lugar famoso en el mundo entero por la relación entre los humanos y los chimpancés, respetando su modo natural de vida. Un lugar en el que se estudian y analizan sus costumbres, sus relaciones, su salud…

«En este tiempo de pandemia, la protección de los chimpancés también conlleva evitar que se contagien con enfermedades humanas. Algunas infecciones respiratorias como un resfriado causarían estragos en poblaciones de chimpancés. Por eso es crucial vigilar qué enfermedades llegan a los chimpancés salvajes y qué efecto tienen. Jorge es el encargado de ello.»

1. ¿Qué medidas de protección lleváis a cabo cuando estáis en la selva?

Para proteger a los chimpancés, el proyecto ha estado adoptando medidas nuevas desde finales de los 90. Estas incluyen vacunas obligatorias para las personas que entran en la selva, llevar mascarilla quirúrgica en presencia de chimpancés, más de 7 metros de distancia con los chimpancés, barreras higiénicas con desinfección de botas, cuarentena de 5 días… Entre otras muchas medidas.

Todas las medidas van en línea con las pautas de la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (IUCN) para el control y estudio de enfermedades en grandes primates.

Para protegernos a nosotros mismos tenemos medidas generales de higiene como desinfección frecuente de manos o no llevar ropa o equipamiento de la selva a las zonas donde vivimos.
Tampoco está permitido para nadie comer frutas de la selva, por muy sabrosas y dulces que parezcan.

En el caso de que vayamos a realizar una necropsia, donde en muchas ocasiones podemos estar expuestos a patógenos muy peligrosos, llevamos un EPI completo y hay un estricto protocolo a seguir.

Este protocolo incluye la creación de una barrera higiénica de 10 metros alrededor del cadáver, una secuencia exacta de cómo ponerse y quitarse el EPI y la desinfección de todo lo que usamos en las necropsias. El EPI completo incluye un traje TYVEK categoría III, botas, 3 capas de guantes, mascarilla FFP3, protector facial…etc.

2. ¿Hacéis cuarentena antes de ir a la selva?

Todo aquel que entre en la selva, sin excepción, debe hacer desde 2009 una cuarentena de 5 días dentro de la selva, en instalaciones específicamente dedicadas para ello en el campamento Norte. Allí se está físicamente separados de todos, con dormitorios independientes, zona de cocina, aseos, ducha… Estos 5 días cubren por lo menos el 50% del periodo de incubación de los virus más relevantes para los chimpancés: el 83% en caso del HMPV y el 71% en cado del HRSV.

Desde septiembre de 2020 hemos incluido además una PCR para el SARS-CoV-2 al cuarto día de cuarentena, llevada a cabo en nuestro propio laboratorio.

Sin completar estos 5 días de cuarentena y con un resultado de PCR negativo, nadie puede salir de las instalaciones o tener ningún contacto con otros humanos o chimpancés.

3. ¿Era todo esto así antes o es a causa del SARS-Cov-2?

Todas las medidas eran previas a la covid-19 salvo la PCR en el día 4 de cuarentena.

Al contrario que en el resto del mundo, el SARS-Cov-2 no ha causado una gran diferencia en nuestro modo de trabajar aquí, ya que la mayoría de medidas implementadas por todo el mundo ya las practicábamos para proteger a los chimpancés.

4. Normalmente tomas muestras de cadáveres y excrementos que se encuentran en la selva. ¿Es también el caso para el SARS-CoV-2? ¿Es el método de detección suficientemente sensible?

Muestreamos los excrementos de los chimpancés todos los días, y tantas muestras como podemos de todos los cadáveres que encontramos. También muestreamos esporádicamente algunas heces frescas que pudieran ser de interés de animales como leopardos o elefantes.

Para la detección del SARS-Cov-2 realizamos una PCR in situ en nuestro recién instalado laboratorio de campo. Hemos implementado un programa para monitorizar a todos los chimpancés muestreados cada mes.

La sensibilidad y especificidad de la técnica PCR para detectar virus patógenos en muestras de heces ha demostrado ser extremadamente alta.

El laboratorio de campo acarrea muchas dificultades y obstáculos, pero con el equipo de gran calidad que utilizamos y la experiencia que recibimos del Instituto Robert Koch estos obstáculos se sobrellevan bien.

Más artículos de Ecología

Más artículos de Ecología