Elecciones Reino Unido: Theresa May pierde la mayoría absoluta pero responde a Corbyn que no piensa renunciar

Autor: Enzo Argüelles | 9 junio, 2017
Tiempo de lectura: 3 minutos

Theresa May perdió su órdago y, en unas elecciones que realmente no necesitaba convocar, ha perdido la mayoría absoluta que su partido tenía desde 2015. En estos momentos, con el 99% de los votos escrutados, y 645 de los 650 escaños asignados, los conservadores pierden 12 escaños y se quedan en 314 (42,35% de los votos). Tras ellos, los laboristas de Corbyn se quedan a sólo dos puntos (40,2%) y suben 28 escaños, hasta los 261. Caen con fuerza los nacionalistas escoceses, que pierden 21 escaños. Y el UKIP se queda en cero.

Quien sí ha conseguido unos buenos resultados es el más que probable socio de Teresa May, el Partido Liberal Demócrata, que sube sus escaños en un 50% pasando de 8 a 12. El partido Unionista sube a 10 escañosa. Sinn Fein tiene 7. Partido de Gales, 4. Verdes, 1. Y otros, por asignas, 1.

A sólo 10 días de comenzar en Bruselas las negociaciones para el Brexit, la situación en el Reino Unido se ha vuelto mucho más complicada. La idea de Theresa May de conseguir personalmente el respaldo mayoritario de la cámara para negociar un Brexit más duro, ha sido un fracaso. Y los 28 puntos de ventaja que le daban las encuestas cuando comenzó esta aventura que se prometía triunfal, se han quedado en dos puntos que le dificultan hasta la gobernación.

El líder laborista, Jeremy Corbyn, no ha tardado en pedir la dimisión de la Primera Ministra y en su primer discurso, de madrugada, ya ha sacado toda la artillería para decirle que “ha perdido escaños conservadores, ha perdido votos, ha perdido respaldo y ha perdido la confianza. Yo diría que es suficiente para que tenga que marcharse».

Sin embargo, Theresa May, que ha revalidado su escaño, ha afirmado que sólo el conservador está en condiciones de garantizar la estabilidad que el Reino Unido necesita: «El país necesita un período de estabilidad y solo el Partido Conservador puede garantizar la estabilidad».

La realidad es que en una noche que a los conservadores sólo les dio la alegría del batacazo de los nacionalistas escoceses, la jugada de May ha quedado totalmente desacreditada y el futuro comprometido. Los conservadores ahora necesitan el apoyo de un segundo partido para formar una coalición.

Y enfrente tendrán a un Jeremie Corbyn que con un programa electoral populista, cercano a los jóvenes, basado en las políticas contra la austeridad y alejado de las élites políticas, también parece dispuesto a intentar formar un gobierno en minoría.

Así lo ha dejado entrever el responsable de finanzas de los laboristas, John McDonell, en declaraciones a la BBC: «Daremos un paso adelante para servir al país y formar un Gobierno en minoría. Porque el Partido Conservador no es estable y no creo que la Primera Ministra sea estable. No quiero ser ofensivo con ella, pero sería una Primera Ministra ‘pato cojo’ que es como antiguamente se llamaba en Reino Unido a los que no podían pagar sus deudas, y ahora en política a los que no tienen respaldo suficiente para poder enfrentar los retos.
De momento la conmoción de un parlamento sin mayoría ha provocado esta mañana una fuerte caída de la Libra.

Más artículos de Política

Más artículos de Política