Gran Bretaña desempolva las onzas y el «Sello Real» para recuperar sus viejos pesos y medidas

Después de salir de la Unión Europea, los partidarios del Brexit celebran el regreso de las Onzas y el "Sello de la Corona". Pero no todo el mundo está entusiasmado.
Autor: Paloma Gay | 22 septiembre, 2021
Tiempo de lectura: 4 minutos

Lo viejo se vuelve nuevo en Gran Bretaña y tras el Brexit están volviendo al uso de unidades de peso antiguas como libras y onzas.

Unos, los partidarios del Brexit, celebran lo que ellos consideran el regreso a las tradiciones británicas. Para ellos, romper con las normas de la UE que estipulaban legalmente un etiquetado uniforme para toda la Unión era una cuestión emotiva.

«Recuperar el control» era el lema de los partidarios del Brexit.

Tan es así que en círculos conservadores se escucha con frecuencia la frase: El «martirio métrico».

Ellos ya no tienen que adaptarse a las normas que obligaban a que la información de lo que pesan las cosas tenía que darse en kilogramos, hasta en tiendas y supermercados.

También se celebra que la corona real pueda volver a estamparse en vasos de pintas de cerveza.

El símbolo «Sello de la Corona» fue durante siglos una garantía de que el recipiente que lo llevase estampado tenía la calibración correcta. Pero en 2007 tuvo que ceder el paso a la marca CE estandarizada por la UE.

El periódico conservador «Daily Telegraph» también aplaudió la decisión del viernes: «El Sello de la Corona sobrevivió siglos y se convirtió en una piedra angular de la vida británica. Pero aunque sobrevivió a dos guerras mundiales y al desmoronamiento del Imperio, no tuvo ninguna posibilidad contra Bruselas «.

Para muchos ingleses que fueron partidarios del Brexit, estos detalles suponen el regreso de su país a valores que recuerdan el apogeo de un gran imperio colonial.

 

Te interesa: Así se explica «el desastre» Biden: Lo que dijo en Vietnam y lo que ha mandado hacer en Kabul

Abolir las normas de la UE

Entonces Boris Johnson tenía su propia opinión. Y así lo escribió cuando era redactor jefe del semanario conservador «Spectator».

– «¿Por qué estamos obligando a los británicos a utilizar las medidas de Napoleón cuando el sistema imperial en Estados Unidos, la economía más exitosa del mundo, sobrevive y prospera?».

Claro que después de asumir el cargo como jefe de gobierno, en 2019, Johnson anunció una «era de generosidad y tolerancia»:

– «Traeremos de vuelta estas antiguas libertades», dijo. Y su representante del Brexit, David Frost, anunció que abolirían la «picadora de carne reguladora» de la UE , que en su momento obligó a Gran Bretaña a suscribir «compromisos insatisfactorios».

Nunca dejaron de usar sus propias medidas

Pero mientras los conservadores vitorean, los críticos solo pueden negar con la cabeza.

«Nuestros estantes están vacíos. Si estuvieran llenos podríamos comprar cosas usando un sistema que nadie que haya dejado la escuela desde la década de 1970 conoce. Pero están vacíos».

Lo malo en Reino Unido es que ahora, debido a la crisis del coronavirus y a las estrictas reglas de migración después del Brexit, los empresarios buscan desesperadamente trabajadores en numerosas industrias, y siempre hay estantes vacíos en los supermercados.

Además, no deberíamos olvidar que las distancias siempre se han dado en millas en las autopistas. También en la época de la UE. Y la cerveza venía en un vaso de pinta. Y todos los británicos han seguido hablando de sus tallas en pies y pulgadas.

¿Los jóvenes saben cuánto es una onza?

La realidad de estos años es que las onzas habían desaparecido casi por completo de la vida cotidiana.

Muy pocas personas jóvenes en Inglaterra deben saber hoy que 16 onzas equivalen a una libra y 2,2 libras equivalen a un kilogramo. Y esto lleva a los expertos a lanzar un serio aviso sobre el desorden y los errores en la conversión, que podrían favorecer estafas a los consumidores.

A la sombra del emotivo debate, también hay indicios de cambios que podrían tener consecuencias aún mayores para las relaciones entre la UE y el Reino Unido.

Se suprimirán las normas de la UE sobre servicios financieros, protección de datos y organismos modificados genéticamente, entre otras cosas.

«Tenemos la intención de cambiar, reemplazar o derogar eventualmente todas las leyes de la UE adoptadas que no son adecuadas para el Reino Unido», dijo Frost, el representante de Boris Johnson para el Brexit.

Así que los observadores advierten que esto podría exacerbar todavía más el ya violento enfrentamiento con Bruselas.

Más artículos de Internacional

Más artículos de Internacional