Hermanos Duffer, así son los mellizos creadores de Stranger Things, el mega éxito de Netflix

A las 9 de la mañana del 27 de Mayo se estrena Stranger Things en España. Desde esa hora estarán disponibles en Netflix los 7 capítulos que componen la primera entrega de una temporada que anhelan ver millones de seguidores.
Autor: Pelayo Yáñez | 26 junio, 2022
Tiempo de lectura: 7 minutos

Ha ganado siete premios Emmy, ha sido una de las series más vistas de la historia y que el viernes, 27 de mayo, “Stranger Things” volvió a las pantallas después de 3 años de ausencia, en su primera entrega de la cuarta temporada

Los magos creadores de la serie son los mellizos Matt y Ross Duffer (Durham, North Carolina,15 de febrero de 1984). Ellos escriben, dirigen y supervisan desde que con sólo 32 años saltaron al estrellato.

¿Quién son los mellizos Duffer?

No es fácil contar muchas cosas sobre su vida, porque después de estar más de seis años en la cumbre del éxito, les hemos escuchado muy poco, y siguen empeñados en vivir lejos de los focos y manteniendo una vida privada normal.

Por eso los conocemos más por lo que dicen de ellos, que por lo que dicen ellos.

Y la verdad es que cuentan cosas sorprendentes, Como que cuando escriben los guiones lo hacen uno frente al otro, y trabajan en un Google Doc compartido.

“Un monstruo creativo de dos cabezas”

Explicaba hace pocos días un periodista del New York Times, tras entrevistar a los hermanos Duffer, que no hay más que hablar con ellos para comprobar que realmente se comportan como gemelos:

  • “Uno termina las frases del otro, cambian de roles sin problemas, se comunican sin palabras… parece que comparten cerebro”

Corroboró la idea la actriz Winona Rider, Joyce Byers en la serie:

  • “Parece que tienen telepatía y nunca se les ve en desacuerdo, al menos en público.”

Y la confirmó M. Night Shyamalan, su descubridor, quien describió cariñosamente su forma de trabaja como ver un “monstruo creativo de dos cabezas”.

De dónde salieron los hermanos Duffer

De la nada. Porque realmente cuando se lanzó por primera vez la ahora famosa “Stranger Things”, eran desconocidos y solo tenían 32 años.

Porque si bien es verdad que habían escrito algunos guiones, dirigido algunos cortos y hasta hecho un largometraje, éste nunca llegó a los cines.

¿Y ahora qué sabemos de ellos?

Pues poco más. Porque pese a la fama que les asaltó hace ya seis años, los Duffer apenas han aparecido en los medios,

Son tan desconocidos que como ellos mismos reconocen, pueden andar por la calle tranquilamente sin que nadie los asalte ni les pregunte.

Y eso es lo justo lo que quieren.

  • “Nosotros estamos detrás de la cámara porque es ahí es donde nos sentimos más cómodos. Nos encanta hacer el espectáculo y el proceso entero de hacerlo, pero no nos gusta todo lo demás que viene con él”.

Siguen llevando la misma vida

Y lo demuestran, Porque por mucho que su éxito televisivo ha ido acompañado del beneficio económico, y se calculan que tienen ya un patrimonio superior a los 16 millones, nadie lo imaginaría viendo su día a día.

Comen pizzas, visten sudaderas de algodón, calzan deportivas, conducen coches de gente normal y corriente, se han comprado una casa cada uno en el mismo barrio…

Y eso que para que no les falte de nada son hasta guapos, y de ojos azules.

Incluso para no ser muy sofisticados han decidido llevar el pelo diferente, lo que permite que nadie tenga problemas en diferenciarlos.

Hasta sus hobbys siguen siendo los de toda la vida.

Como dice su amigo de la infancia Tristan Smith, que hoy es director creativo en Google:

  • “Cuando quedamos es sobre todo para ir a cenar, jugar a juegos de mesa, ver una película o charlar. Y a donde quiera que vayamos, ellos nunca dan su nombre”.

Una niñez de película

Los mellizos nacieron en un barrio de clase media en Durham.

Su padre, Allen, trabajaba en un laboratorio de investigación local, y más de una vez contó que sus hijos habían sido fanáticos del cine desde que eran pequeños.

Pero lo habían heredado y vivido desde siempre. Porque en su casa ir al cine en familia la noche de los viernes era un plan cuasi fijo.

De aquellos tiempos recuerda su padre que la primera película favorita de los niños Duffer fue Dumbo. Y que según crecían iban pasando de Disney a Spielberg y Tim Burton.

Muy pronto empezaron a hacer películas caseras

Ya en el cuarto grado decidieron hacerse con una videocámara VHS que tenían los padres de uno de sus mejores amigos, y comenzaron a hacer películas.

Ellos recuerdan que la primera se basaba en el juego de cartas de fantasía Magic: The Gathering, que más tarde se fusionaría con Dragones y Mazmorras, de la que tanto se habla en la serie.

En una escena, recuerdan los hermanos, un personaje dispara a otro con un arco de flechas Nerf.

Y más adelante la tecnología mejoró, y con videocámaras digitales e iMacs, pudieron editar y agregar música a sus grabaciones.

Su primer fracaso que recuerdan como un éxito

En 2011, apenas cuatro años después de terminar la escuela de cine en la Universidad de Chapman, en California, llegó su primer éxito.

Warner Bross les compró un guion para un thriller postapocalíptico llamado “Hidden”.

Era una película sobre una familia atrapada bajo tierra y amenazada por criaturas sombrías que vagaban por la superficie. Y en ella aparecía un niño precoz, conspiraciones del gobierno, una rata que explota… ¿Le suena?

Lástima que el estudio ni consideró su estreno en cines, y la mandó directamente al vídeo en 2015.

En aquel momento Matt y Ross pensaron que su corta carrera había terminado. Pero hoy agradecen aquel fracaso:

  • “Mucho de nosotros está realmente agradecido por aquella bofetada: porque nos ha hecho apreciar todo mucho más y nunca dar el éxito por sentado”.

El salvavidas de Shyamalan

Poco después el guion llegó a Shyamalan, quien quedó impresionado y los contrató para escribir el drama de Fox “Wayward Pines”.

Fue un paso con el que recuperaron la confianza, y a partir de ahí se lanzaron a escribir “Stranger Things”.

Claro que la serie tampoco comenzó arrancando aplausos.

Las primeras críticas argumentaron que era poco más que un karaoke de los años 80, una colección de grandes éxitos que encanta, pero carece del genio del arte original.

Pero la realidad es que Matt y Ross nunca han pretendido esconder sus influencias. Y en su primer discurso definieron su serie “como si Steven Spielberg estuviera dirigiendo una novela de Stephen King perdida hace mucho tiempo”.

Los hermanos mayores del rodaje

Los actores y demás personas que participaron en el rodaje califican a los hermanos como generosos, trabajadores y sin pretensiones.

Y colocan esas tres virtudes como clave del éxito, ya que “fue muy importante para crear un ambiente de trabajo estable que los permitió crecer sin volverse locos ni tener grandes desequilibrios, tan habituales en las jóvenes estrellas adolescentes de las factorías de cine.

Como dijo Finn Wolfhard, Mike en la serie:

  • “Cuando llegamos al plató, nos sentimos como si tuviéramos 12 años otra vez. Y esa es una gran razón, estoy seguro, por la que muchos de nosotros no nos hemos vuelto locos”.

Y como también dice la pelirroja Max (Sadie Sink):

  • “Son nuestros hermanos mayores. Es realmente ese el tipo de relación que hemos tenido, y por eso siempre serán una gran parte de todas nuestras vidas”.

También ellos han caído en el mundo del revés

No todo en la vida de los Duffer Brothers ha sido un camino de rosas. Y en los años que llevan de rodaje de la serie también han visto como entraban en el mundo del revés. Oscuro, complicado…

Lo más duro ocurrió en marzo de 2018, cuando fueron acusados ​​en las redes sociales de abuso verbal durante el rodaje de Stranger Things.

La acusación la realizó una trabajadora del rodaje, que dijo que no regresaría para la temporada 3 porque los hermanos Duffer habían creado un ambiente de trabajo hostil para las mujeres.

Los mellizos negaron la acusación y una investigación llevada a cabo por Netflix los absolvió después de comprobar que no había existido aquello de lo que les acusaban.

También sufrieron duras críticas por convencer a la actriz adolescente Sadie Sink (Max) de que realizara una escena de besos que no estaba en el guion. Pero la pelirroja respondió a la acusación diciendo que ella no había puesto objeciones a esa escena.

Habrá una quinta temporada… y no más

Mañana llega a Netflix, en todo el mundo a la vez, la cuarta temporada.

Es cinco horas más larga que cualquiera de las anteriores, y por eso Netflix ha decidido lanzarla en dos partes.

Además, los capítulos son casi como películas, ya que los tres primeros tienen una duración de 75 minutos.

El estreno en España será a las 9 de la mañana , momento en el que se pondrán ver los primeros siete episodios de los nueve que componen la cuarta temporada. Y el segundo bloque de tan sólo dos episodios de estrenará el próximo 1 de julio.

Más artículos de Series