Cuatro muertos y miles de hectáreas calcinadas en más de 125 fuegos de Galicia, que ya han llegado a Asturias

Autor: Enzo Argüelles | 16 octubre, 2017
Tiempo de lectura: 3 minutos

Galicia está ardiendo. Hay ya cuatro muertos, dos desaparecidos, y fuegos incontrolados en las cuatro provincias gallegas. Fuegos provocados desde diferentes puntos que han aprovechado la enorme sequía y la fuerza del viento que ha dejado el cercano paso del huracán Ophelia. Fuegos que han llegado a rodear la ciudad de Vigo, han amenazado las calles de Lugo y han tenido toda la noche en vela a muchísimos gallegos… y también asturianos. Porque las llamas ya han entrado en la parte occidental del Principado de Asturias.

Las víctimas mortales se produjeron en Nigrán y en Avia. Las primeras fueron dos mujeres de 78 y 86 años que habían quedado, como todos los domingos, a jugar a las cartas en casa de Angelina. Pero había que desalojar el pueblo y se subieron en la furgoneta de una amiga. Pero un pino ardiendo cayó sobre el vehículo y ni ella ni Maximina consiguieron salir, y murieron calcinadas. Sí consiguió salvarse la conductora, que pudo salir del coche con quemaduras de distinta consideración.

Otra víctima mortal es un hombre mayor, de unos setenta años, que murió en un corral de Carballeda de Avia. Y en el mismo concello hay otras dos personas desaparecidas. Y la cuarta víctima mortal, de la que se ha tenido conocimiento esta mañana, es un septuagenario que murió al caer desde un muro mientras trataba de apagar el fuego en la parroquia viguesa de San Andrés de Comesaña.

Durante la noche del domingo las llamas llegaron a rodear la ciudad de Vigo, y muchos de sus vecinos tuvieron que salir a las calles con cubos de agua para intentar que las llamas no llegasen a sus casas.

Lo más increíble, e indignante, es que desde las 00:00 horas del lunes hasta las 07.00 horas de esta mañana, es decir, sólo en siete horas y de noche, se han registrado 24 nuevos focos en los montes gallegos.

Ahora toda la esperanza está depositada en que el viento amaine y los medios aéreos puedan despegar, así como que las ansiadas y esperadas primeras lluvias puedan ayudar un poco en la extinción.

El presidente de la Xunta, Núñez Feijoo comentaba esta mañana que “seguimos con quince zonas de máximo peligro en las que hay posibilidad de que el fuego alcance a viviendas, y aunque ha llovido en alguna zona, la realidad es que en Ourense y Lugo no hemos tenido agua y la situación es crítica; tenemos tres muertos confirmados y la preocupación sigue latente”.

Y se refería sólo a los incendios de nivel dos, porque la realidad a las ocho y media de esta mañana es que seguían activos 105 incendios , según palabras de Ángeles Vázquez en la Cadena Ser.

También esta mañana seguían con problemas varias líneas férreas y las carreteras cortadas, según informa la DGT son: La A-52 entre Ribadavia (kilómetro 240) y A Cañiza (kilómetro 282). La N-120 en Monforte entre los kilómetros 512 y 519. La LU-652 en Cereixa (Lugo). Y continúa habiendo problemas en otras carreteras como la OU-0406. la OU-0306, la LU-P-4103 o la OU-0807.

El fuego también alcanzó ayer a Asturias donde se han contabilizado hasta 35 incendios que han obligado a desalojar esta noche a vecinos de los pueblos de Gillón, La Viliella y Larón, en el concejo de Cangas del Narcea. También hay ya cortadas dos carreteras del suroccindente asturiano.

En Oviedo y en Gijón el humo se nota hasta dentro de las casas, y es tan denso que tapa la luz del sol hasta el punto de que que más tarde de las diez de la mañana parecía que aún era de noche. La ciudad huele a madera quemada… ¡A más de 100 kilómetros de distancia!

Y al otro lado de Galicia, en Portugal, hasta el momento se sabe que ya hay 27 muertos y 51 heridos de distinta consideración (15 de ellos graves) en los 443 incendios que se registraron ayer domingo. Una cifra récord que arrasa el norte y el centro del país, y donde más de 4.500 bomberos lucha contra un fuego que lo tiene todo a su favor y dificulta tanto las labores de extinción que el gobierno luso ya ha pedido ayuda a la unión Europea.

Más artículos de Desastres naturales