El ‘Mónaco Yacht Show’ presenta los barcos más increíbles del mundo… y hay que verlos

Autor: Enzo Argüelles | 28 septiembre, 2017
Tiempo de lectura: 2 minutos

Desde ayer y hasta el sábado está teniendo lugar en Puerto Hércules, Mónaco, una especie de salón exhibición con los mejores yates del mundo, el ‘annual yacht show’. Cuatro jornadas llenas de fiestas, cenas de lujo, paseos… para acercar los barcos más lujosos de la tierra a los ricos más importantes del planeta. Y la verdad es que merece la pena ver lo que allí se puede tocar.

En total se presentan en esta exposición 125 barcos con un precio medio de 28,5 millones de euros y un precio total calculado de más de 3.600 millones. El año pasado había en el salón 109 barcos de los que se vendieron 19.

Es posible que la cantidad de las ventas del año pasado suene a poco, pero para los fabricantes lo importante de esta ‘fiesta’ monegasca es poder poner en contacto sus fantásticas creaciones con muchas de las pocas personas en el mundo que realmente las pueden comprar. Y en cualquier caso, las transacciones movieron en 2016 casi 400 millones de euros, que no es una cifra nada desdeñable.

Este año hay 580 expositores de artículos de súper lujo y las entradas sólo para asistir a este evento, considerado como el más importante dentro del calendario mundial de yates, cuestan 140 € por persona y día.

Están presentes también en la exposición algunos ‘complementos’ para enriquecer los yates de lujo. Como un par de cómodos helicópteros para llevar en la cubierta del barco, o lo que aparece en la sección ‘juguetes de agua’, que es como ellos llaman a un submarino de unos 2 millones de euros, por ejemplo.

Pero quizás la pieza más impresionante de esta edición del salón sea un yate inspirado en la naturaleza, con un jardín interior climatizado que se puede ver desde la cama, com o si nos acostásemos en un bosque en vez de en altamar.

El barquito tiene 40 metros de eslora. Está fabricado por la empresa holandesa Sinot Yatch Design y tiene capacidad para 18 invitados más la tripulación. Incorpora una espectacular escalera de caracol en la zona central, un spa, una piscina al nivel del mar con iluminación interior, ocho motos de agua, salón con ventanas de suelo a techo, zona de masajes, gran salón y comedor… Vamos, lo que la mejor casa de lujo, pero flotante.

Aunque lo mejor, sin duda, es ver las fotos.

 

 

 

 

Otros barcos espectaculares presentados en este salón son el Gt115 fabricado por Porche

O el Glider Sport Limousine 24, que es un planeador impresionante.

Más artículos de Curiosidades

Más artículos de Curiosidades