Muere Toto Riina, el capo más sanguinario de la mafia siciliana, que estaba condenado a 26 cadenas perpetuas

Muere Toto Riina, el capo más sanguinario de la mafia siciliana, que estaba condenado a 26 cadenas perpetuas
Autor: Enzo Argüelles | 22 septiembre, 2020
Tiempo de lectura: 4 minutos

El ex jefe supremo de la Cosa Nostra, Toto Riina, uno de los ‘capos’ más temidos de la historia de la mafia siciliana, ha muerto a los 87 años víctima del cáncer. Estaba cumpliendo 26 cadenas perpetuas. Riina había entrado en estado en coma hace unos días, y su familia había sido excepcionalmente autorizada a visitare en la cárcel para despedirse.

El jueves, el ministro italiano de Andrea Orlando Salud firmó un documento que autoriza a los familiares de Toto Riina, sujeto a un régimen carcelario muy estricto, con prohibición de las visitas incluida, a despedirse de él en el ala reservada a prisioneros de un hospital de Parma. Su esposa y sus hijas acudieron a verle.

 

 

 

 

Apodado ‘La Bestia’, Toto Riina, que dirigió un auténtico reino del terror durante casi 20 años en Sicilia, al mando de la Cosa Nostra, ha sido declarado culpable de más de 150 asesinatos, y se hizo especial y tristemente famoso por ordenar la muerte de los jueces antimafia, Giovanni Falcone (1992) y Paolo Borsellino (1993), y por ser uno de los cerebros de los atentados mortales de 1993 en Roma, Milán y Florencia, con 10 muertos.

Nacido el 16 de noviembre de 1930 en Corleone, cerca de Palermo, era hijo de un pobre campesino y se unió a la mafia cuando tenía 18 años. Después de un primer paso por la cárcel, acusado de un asesinato, se convirtió en los años 50 en uno de los hombres de confianza del jefe Lucciano Liggio, al lado del cual no dejó de ascender.

La primera orden de arresto contra un Toto Riina, ya responsable de multitud de delitos, tráfico de drogas, secuestro, crimen organizado… fue en 1969, pero logró vivir escondido durante casi un cuarto de siglo, probablemente sin salir de Sicilia.

Riina tomó el control de todos los sectores comerciales tradicionales de Cosa Nostra, y para establecer el poder de su clan, el Corleone, inició a principios de los años 80 una guerra sangrienta contra las viejas «familias» de Palermo que provocó cientos de muertes. Esta guerra terminó con la victoria de Riina, quien se convirtió en jefe de la ‘Duma’, el ejecutivo de la Cosa Nostra, en 1982, y marcó el comienzo de una campaña de violencia contra los funcionarios del estado.

Pero su propia crueldad fue lo que acabó motivando su caída. Gracias a los testimonios de varios arrepentidos, incluido su conductor personal, agotado o asustado por el número 1 de la mafia, la policía lo detuvo el 15 de enero de 1993 en los suburbios de Palermo.

Riina rechazó las acusaciones en su contra alegando que no conocía a la mafia y que se había escondido para escapar de las falsas acusaciones. Y las imágenes de sus interrogatorios dieron la medida de la inteligencia de Riina, que se hacía pasar por un anciano ingenuo y tímido, muy alejado de su otra imagen, más cercana a la frialdad extrema, que expresaba con una mirada negra y amenazante.

En 2009, Toto Riina rompió el silencio de que la mafia no era responsable de la muerte del juez Paolo Borsellino, y reconoció de facto que él era el jefe de la organización. Condenado a 26 cadenas perpetuas por asesinato y asociación de la mafia durante un ciclo interminable de juicios, el ‘patrocinador de los padrinos’ también confiscó unos 125 millones de euros de diversos bienes.

Encerrado en la prisión de Parma, en el norte de Italia, Toto Riina fue sometido al régimen carcelario ‘duro’ reservado para la mafia, que le prohibió recibir más visitas que las de su abogado.

En los últimos tiempos sufrió diversas patologías, incluido un cáncer, y en julio de 2017 solicitó a través de sus abogados la suspensión de la condena y que la cambiasen por hospitalización o arresto domiciliario, mientras era atendido en un servicio del hospital de Parma reservado a los reclusos. Pero su apelación fue rechazada por el tribunal de Bolonia, que consideró que el líder de la mafia no podía recibir «mejor atención o mejor asistencia en otro servicio hospitalario».

Toto Riina estuvo casado desde 1974 con Antonietta Bagarella, una profesora de una gran familia de la mafia. Era padre de cuatro hijos, incluidos dos chicos, Giuseppe Salvatore, nacido en 1977, condenado en 2009 a 8 años y 10 meses de prisión por pertenencia a la mafia, y Giovanni, nacido en 1976 y condenado a cadena perpetua por asesinato.

Más artículos de Noticias

Más artículos de Noticias