¿Quieres sorprender? Escápate al corazón de La Mancha este verano?

Sin salir de España hoy presentamos un viaje fácil de hacer y con mucho para disfrutar. Porque La Mancha, aunque no tenga renombre, tiene todo lo demás. Seguro que te va a sorprender.
Autor: Viajando Con Héctor | 4 agosto, 2021
Tiempo de lectura: 4 minutos

Conciliar el verano con la pandemia no es fácil. Muchos queremos visitar lugares nuevos, pero a la vez sitios tranquilos y sin mucha afluencia de gente. Además, ir a otros países puede estar complicado por los requisitos sanitarios.

Aquí os proponemos un plan muy especial, lleno de molinos, castillos e, incluso, una playa. Una escapada al corazón de La Mancha.

Alcázar de San Juan

Es una de los principales núcleos de población de esta zona. Cuenta con atracciones turísticas como El Torreón del Gran Prior o los molinos de viento.

Además, según los alcazareños, en esta ciudad nació Miguel de Cervantes.

En la localidad hay varios sitios donde alojarse, desde hostal a hoteles de 4 estrellas. Por 20€ por noche y persona, es fácil encontrar un acomodo más que digno.

También está en una parte central y bien comunicada de La Mancha, por lo que es un buen lugar desde el que hacer el resto de excursiones.

La oferta gastronómica no desmerece, con restaurantes de autor pero también comida tradicional manchega.

Campo de Criptana

Al este de Alcázar está Campo de Criptana. Un pueblo de molinos, como la mayoría de los de alrededor, pero que en este lugar tienen un encanto especial.

Los molinos de Campo de Criptana están muy cerca del pueblo, por lo que no necesitas moverte en coche (a no ser que quieras evitarte subir una cuestecita).

Están en lo alto de la bien llamada Sierra de los Molinos, y desde allí puedes disfrutar de unas maravillosas vistas de la llanura manchega.

Hay un par de restaurantes y terrazas donde cenar y tomar algo, mientras ves atardecer a un lado y los gigantes de Don Quijote a otro.

En Campo de Criptana también se hace la famosa fiesta yeye. Cada 23 de agosto se evocan “música, ropas y costumbres de los años ye-ye”. Una fiesta que si tienes oportunidad deberías celebrar.

Lagunas de Villafranca

En La Mancha están las conocidas Lagunas de Ruidera. Es un lugar de turismo muy familiar para pasar el día tomándose un baño.

Sin embargo, en Villafranca de los Caballeros hay unas lagunas mucho menos frecuentadas pero que no tienen nada que envidiar. El hermoso paraje natural de la Laguna Chica y el agua tranquila y fresca de la Laguna Grande, hacen de este sitio una excursión veraniega perfecta.

En la zona hay otras lagunas, formando lo que se conoce como humedales de La Mancha. Pero la Laguna Grande está preparada para el baño. Cuenta con duchas, aseos públicos y merenderos. También hay bares y restaurantes para comer y tomar algo.

El acceso en coche es muy sencillo, estando a tan solo dos kilómetros del pueblo, y hay muchas zonas para aparcar.

Es un lugar ideal también para observación de aves y hacer actividades como windsurf, kitesurf o piragüismo.

Si quieres pasar más tiempo aquí, hay lugares donde alojarse como Las Banderas o la Casa Rural Santa Elena.

Puerto Lápice

Para visitar un pueblo pequeño que aún conserve la arquitectura y el ambiente típicos manchegos, hay que ir a Puerto Lápice.

Situado en un paso entre sierras, Puerto Lápice merece un paseo y sentarse en la terraza de algún bar en la Plaza de la Constitución. Porque esta plaza y sus alrededores mantienen los elementos manchegos tradicionales.

La visita es corta, pero sumamente agradable.

Molinos y castillo de Consuegra

También por la zona, cogiendo la A-4 sentido Madrid desde Puerto Lápice, alcanzamos Consuegra. Esta villa es famosa por sus molinos y su castillo, enfrentados en lo alto de sendos cerros y unidos por un camino corto y muy salvable.

Además, la visita en agosto es especial. El fin de semana del 15 de agosto se lleva a cabo la recreación histórica “Consuegra Medieval”. Es el día en que se conmemora el aniversario de la batalla de Consuegra en 1097, entre las tropas castellano-leonesas y las almorávides, batalla en la que murió el hijo del Cid, Diego Rodríguez Díaz de Vivar.

Desde el jueves al domingo, durante todo el día, se realizan representaciones y el castillo toma los tintes de hace un milenio, con mercadillo, actividades, teatro… Las entradas para adultos valen 10€. De 6 a 11 años, 5€. Y para los menores de 5 años gratis.

Estas visitas serían ideales para una escapada manchega de fin de semana.

Pero por supuesto, esto no es lo único que La Mancha puede ofrecer.

Tomelloso, donde está la mejor pizzería de España (Marquinetti), Argamasilla de Alba y el Castillo de Peñarroya, Almagro, Daimiel (con las Tablas), San Carlos del Valle…

La fama de La Mancha en verano no es precisamente idílica. Se considera un secarral tórrido donde hay poco que hacer y ver. Pero nada más lejos de la realidad.

Es una zona ideal para pasar un fin de semana muy agradable sin masificaciones turísticas, descubriendo lugares nuevos. Y, si tienes calor, hasta puedes darte un baño en lagunas naturales.

Más artículos de Viajes

Más artículos de Viajes