Saltar al contenido

Refranes Populares Argentinos

Los refranes son dichos de origen popular que en forma figurada y pintoresca, muchas veces suelen encerrar enseñanzas morales de profunda sabiduría. Os presentamos a continuación los refranes populares Argentinos con su significado, la mayoría de los dichos y refranes son similares en buena parte de los país hispanohablantes.

Quien mucho abarca, poco aprieta: Quien emprende muchas cosas a un tiempo, generalmente no desempeña ninguna bien.

En casa de herrero, cuchillo de palo: A veces falta una cosa en el lugar donde nunca debiera hacer falta.

A mal tiempo, buena cara: Hay que saber sobrellevar los problemas de la vida.

A pan duro, diente agudo: Para superar las dificultades, es necesario esforzarse.

Cuando hay hambre, no hay pan duro: La necesidad obliga a valorar las cosas mínimas.

A falta de pan, buenas son tortas: Cuando falta de algo, se valora lo que puede reemplazarlo.

Unos nacen con estrella y otros nacen estrellados: Es diverso el destino de los hombres.

Por la boca muere el pez: Es inconveniente hablar más de lo necesario.

A palabras necias, oídos sordos: No hay que hacer caso del que habla sin razón.

Nadie diga: de esta agua no he de beber: Ninguno está libre de que le suceda lo que a otro.

No se debe escupir al cielo: No se debe ofender a Dios, ni desear a otros cosas nefastas.

Más ven cuatro ojos que dos: (o Cuatro ojos ven más que dos) Las cosas consultadas y revisadas entre varios, salen mejor.

Ojos que no ven, corazón que no siente: No se sufre por lo que no se sabe.

El ojo del amo engorda el ganado. Conviene que cada uno cuide y vigile su empresa o comercio.

Quien tiene tienda, que la atienda (y si no que la venda): Cada uno debe vigilar bien sus negocios.

Perro que ladra, no muerde: Los que hablan mucho, suelen hacer poco.

A cada chancho (puerco) le llega su San Martín: No hay persona a quien no le llegue la hora de rendir sus cuentas.

A quien madruga, Dios lo ayuda: Muchas veces, el éxito depende de la rapidez.

Al perro flaco no le faltan pulgas: Al abatido y caído se le juntan todos los males.

A buen entendedor, pocas palabras bastan: La persona inteligente, comprende rápido lo que se quiere decir.

A su tiempo maduran las brevas: Hay que tener paciencia para lograr algo.
Genio y figura hasta la sepultura: No es fácil cambiar el carácter.

En todas partes se cuecen habas: Las flaquezas humanas no son exclusivas de ningún lugar.

Quien siembra vientos, recoge tempestades: Los malos ejemplos e ideas, tienen funestas consecuencias.

A caballo regalado no se le miran los dientes: Si algo no cuesta, no se tienen pretensiones.

Matar dos pájaros de un tiro: Resolver dos problemas con una misma acción

Más vale pájaro en mano, que cien volando: Se aplica a falsas promesas y proyectos
irrealizables, que llevan a olvidar lo simple pero seguro.

Donde menos se piensa, salta la liebre: A veces, cuando menos se espera, ocurren las cosas.

Mucho ruido y pocas nueces: Se aplica a quien habla mucho y obra poco

Haz bien sin mirar a quien: El bien hay que hacerlo desinteresadamente.

Hombre prevenido vale por dos: Lleva gran ventaja la persona que toma recaudos.

Más vale maña que fuerza: Se obtienen mayores logros con la habilidad, destreza y tranquilidad, que con la fuerza y la violencia.

Más vale poco que nada: No hay que despreciar las cosas aunque sean pequeñas

La caridad bien entendida empieza por casa: Lo natural es pensar en las necesidades propias antes que en las ajenas.

Quien mal anda, mal acaba: Quien vive desordenadamente, generalmente termina en un mal final.

En boca cerrada no entran moscas: Es a veces muy útil callar.

Sarna con gusto no pica: Si se hace algo con gusto, no molestan los sacrificios.

Mal de muchos, consuelo de tontos: Hay que tratar de superarse individualmente, y no conformarse con lo que a otros también les sucede.

No por mucho madrugar, se amanece más temprano: A veces, vale más la dedicación y la calidad, que la rapidez.

Contigo, pan y cebolla: Si estás con la persona amada, no importa el poder adquisitivo.

Aquí hay gato encerrado: Algo no está claro, y hay que desconfiar.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy: Hay que tratar de vivir el día presente realizando los anhelos.

Dios castiga sin palo y sin rebenque: A todos llega la justicia divina.

El que las hace, las paga: Siempre llega el momento de rendir cuentas.

Ser el último orejón del tarro: Sentir que no lo tienen en cuenta para nada.

A lo hecho, pecho: Enfrentar las consecuencias de lo que se ha hecho.

No hay mal que por bien no venga: A veces, algo negativo trae consecuencias positivas.

El ojo del amo engorda al ganado: En la medida de lo posible es necesario cuidar personalmente de los propios intereses, pues nadie mejor que uno cuida de lo suyo.

Billetera mata galán: Como escribiera el célebre escritor español Quevedo, el dinero es un poderoso caballero.

Cualquier colectivo le deja bien: Alguien que para lograr sus fines, opta por cualquier medio, aunque no sea el mejor, ni el más idóneo, ni el correcto.

A la vida hay que vivirla: Está bien trabajar, y/o estudiar. A veces, es necesario sacrificarse. Pero no hay que olvidar que se vive una sola vez. Que lo que no se hace en la juventud, luego ya pasó la mejor oportunidad, o ya puede ser tarde para hacerlo. Todo tiene su tiempo. Navega antes de tu puesta del sol.

Chocolate por la noticia: Una novedad que no es novedad, pues ya se conoce. Como el chocolate del desayuno. Todos, o casi todos los días se lo bebe. No es por cierto ninguna novedad.

A caballo regalado, no se le miran los dientes: Los compradores de equinos suelen mirarles los dientes para comprobar la edad del caballo y su estado de salud. Siendo regalado, no ha costado nada, no se le miran los dientes. Un obsequio se lo recibe sin fijarse si la cosa es cara, o es barata. Lo que vale, es el gesto de dar sin recibir nada a cambio.

A Seguro se lo llevaron preso: El que las hace, las paga, el que comete un delito, puede ser apresado, de manera que una acción ilícita no es seguro que quede impune.

La experiencia es un peine que la vida te regala cuando ya te quedaste calvo: Se refiere a que la experiencia es poco útil o es ya inútil cuando pasó el tiempo (el cuarto de hora), oportuno para disfrutar o para hacer un buen uso de ella.

Cuanto te puedo cobrar: Por el contrario (A contrario sensu), quiere significar que no le puede cobrar al otro, ya sea porque el precio o el costo es irrisorio; ya sea por simpatía, o ya sea por amistad.

Hablo yo, o pasa un carro: Reclamo o queja dicho para que la oigan, para que la escuchen. Hace setenta u ochenta años el sonido de un carro que pasaba por la calle era un sonido de fondo, como ahora lo es el sonido de los autos que transitan; rara es la persona que en especial los escucha con el único fin u objeto de escuchar este sonido.

El que no llora no mama: Alude a que la Naturaleza hace que el bebe llore para llamar la atención de la madre sobre alguna necesidad insatisfecha del mismo. El adulto, de manera análoga, si no reclama, si no se queja, o si no se lamenta, no es escuchado o atendido debidamente en su/s demanda/s.

El ladrón cree que todos son de su condición: El que es ladrón no se da cuenta que el hombre recto tiene otros valores en la vida muy diferentes de los suyos.

En el momento menos pensado salta la liebre: En el campo la liebre es un animal asustadizo que huye del hombre. Tiene el hábito de esconderse entre la maleza, y de salir inesperadamente de su escondite para escapar.

Entró por la ventana: Se refiere a alguien que no utilizó la puerta que usa la mayor parte de las personas para entrar por derecha en algo o en alguna actividad (negocio, empleo, función, etc), sino un atajo.

Se traga cualquier buzón: Se cree cualquier mentira, engaño, o cuento. Como el célebre CUENTO DEL TÍO, en el que un estafador, o varios, le vendía/n a un incauto un buzón del correo oficial.

Es el mismo perro con diferente collar: Se quiere significar que se trata de lo mismo con diferente apariencia o aspecto.

Es un caído del catre: En el campo el catre es un sustituto de la cama, unos centímetros más alto que ésta, por lo tanto al levantarse a la mañana se demora más en llegar al suelo.

Es pan comido: Cuando se trata de algo archisabido, o muy fácil de efectuar.

Más rápido que un bombero: Alude a la rapidez con que los bomberos acuden para apagar un incendio y luego a la velocidad con que combaten las llamas.

Deben ser los gorilas: Délfor, el creador de La Revista Dislocada.

No los une el amor sino el espanto: Oposición que se une porque se opone a lo mismo, no porque piensen igual o parecido.

Se le despertó el indio: Se refiere a lo que de salvaje suele tener el hombre o la mujer civilizada.

Pan con pan: comida de zonzos.

A borracho o mujeriego no des a guardar dinero.

Quien tiene tienda, que la atienda (y si no que la venda)

Cocodrilo que duerme es cartera.

A cada cual de Dios el frío como ande vestido.

A buenos ocios, malos negocios.

Más vale maña que fuerza.

Ser el último orejón del tarro.

A pan duro, diente agudo.

A amor y fortuna, resistencia ninguna.

Más vale malo conocido que bueno por conocer.

Dios está en todos lados, pero atiende en Buenos Aires.

A buena gana de bailar poco son es menester.

A bebedor fino, tras la leche, vino

Sarna con gusto no pica.

A burro negro no le busques pelo blanco.

Unos nacen con estrella y otros nacen estrellados.

Quien siembra vientos, recoge tempestades.

A bicho que no conozcas no le pises la cola.

Más refranes populares de Argentina

A quién le amarga un dulce?
A caballo regalao no se le mira el colmillo.
A cada santo le llega su día.
A Dios rogando y con el mazo dando.
A grandes males, grandes remedios.
A la larga todo se sabe.
A la tercera va la vencida.
A la tierra que fueres haz lo que vieres.
A lo hecho pecho.
A otro perro con ese hueso.
A palabras necias oídos sordos.
A quien Dios no le da hijos el diablo le da sobrinos.
A río revuelto, ganancia de pescadores.
A veces sale más caro el collar que el perro.
Agua pasada no mueve molino.
Agua que no has de beber, déjala correr.
Ahí si hay mucha tela de donde cortar.
Al buen entendedor con pocas palabras vasta.
Al mal tiempo buena cara.
Al mejor cazador se la va la liebre.
Al pan pan y al vino vino.
Al que a buen árbol se arrima buena sombra lo cobija.
Al que Dios se lo da San Pedro se lo bendiga.
Al que le caiga el sayo que se lo ponga.
Al son que le tocan baila.
Alábate pollo que mañana te guisan.
Allá ellos que son blancos y se entienden.
Amigo en la adversidad es un amigo de verdad.
Amigo es un peso en el bolsillo.
Amor con amor se paga.
Arbol que crece “doblao” jamás su tronco endereza.
Aterriza que no hay tocón.
Barco grande, ande o no ande.
Barriga llena, corazón contento.
Borrón y cuenta nueva.
Caballo malo se vende lejos.
Cada cual a lo suyo.
Cada cual arrima la sardina a su braza.
Cada cual sabe de la pata que cojea.
Cada cual sabe donde le aprieta el zapato.
Cada cual se reparte con la cuchara grande.
Cada cual siente sus males y Dios siente los de todos.
Cada gallina a su gallinero.
Cada guaraguao tiene su pitirre.
Cada loco con su tema.
Calma piojo que el peine llega.
Camarón que se duerme se lo lleva la corriente.
Camino malo se anda ligero.
Caridad contra caridad no es caridad.
Como quiera que te pongas tienes que llorar.
Con amigos así no hacen falta enemigos.
Con la vara que midas te medirán.
Con la boca es un mamey.
Cría cuervos y te sacarán los ojos.
Cría fama y acuéstate a dormir.
Cuando el río suena es porque agua trae.
Cuando hay hambre, no hay pan duro.
Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor sale por la ventana.
Cuándo no es pascuas en diciembre?
Cuando no está preso lo andan buscando.
Cuando se está hundiendo el barco salen todas las ratas.
Cuenta el milagro pero no digas el santo.
De cualquier maya sale un ratón.
De la esperanza vive el cautivo.
De mi maíz ni un grano.
De noche todos los gatos son prietos.
De poetas, tontos y locos, todos tenemos un poco.
De tal palo tal astilla.
Del agua fría el gato escaldado huye.
Del agua mansa líbreme Dios que de la brava me libro yo.
Del árbol caído todos hacen leña.
Del dicho al hecho hay un gran trecho.
Desde que se hicieron las excusas nadie queda mal.
Después de la tormenta viene la calma.
Después del relámpago viene el trueno.
Díme con quien andas y te diré quién eres.
Dios aprieta pero no ahoga.
Dios castiga sin vara y sin fuete.
Dios da y quita.
Dios dice ayúdate que yo te ayudaré.
Dios los cría y ellos se juntan.
Dios no se queda con nada de nadie.
Dios sabe lo que hace.
Donde comen dos comen tres.
Donde hubo fuego cenizas quedan.
Donde manda capitán no manda marinero.
Donde pone el ojo, pone la bala.
Donde reina la mujer, el diablo es primer ministro.
Dos cabezas piensan mejor que una.
El amor lo perdona todo.
El amor no se compra con dinero.
El amor y el interés se fueron al campo un día y más pudo el interés que el amor que te tenía.
El cerdo siempre busca el fango.
El dinero llama al dinero.
El hábito no hace al monje
El hombre es como el oso, mientras más feo más hermoso.
El hombre propone y Dios dispone.
El infierno está lleno de buenas intenciones.
El ladrón juzga por su condición.
El matrimonio es como el flamboyán, empieza con flores y termina con bainas.
El mismo perro con otro collar.
El mono sabe el palo al que trepa.
El muerto al frente y la gritería detrás.
El muerto al hoyo y el vivo al pimpollo.
El ocio es la madre de todos los vicios.
El ojo del amo engorda al caballo.
El papel aguanta todo lo que le pongan.
El perfume bueno viene en potes pequeños.
El pez grande se come al chiquito.
El pez muere por la boca.
El pudor de la doncella la hace aparecer mas bella.
El que a hierro mata a hierro muere.
El que busca en yaguas viejas encuentra cucarachas.
El que busca encuentra.
El que calla otorga.
El que da lo que tiene a pedir se atiene.
El que da primero da dos veces.
El que espera desespera.
El que guarda siempre encuentra.
El que hizo la ley hizo la trampa.
El que juega con fuego se quema.
El que juega por necesidad pierde por obligación.
El que la hace la paga.
El que mal anda mal acaba.
El que mucho abarca poco aprieta.
El que nace para vellón nunca llega a la peceta
El que nació pa’ toro del cielo le caen los cuernos.
El que no aprende es porque no quiere.
El que no habla Dios no lo oye.
El que no la hace a la entrada la hace en la salida.
El que no llora no mama.
El que no oye consejos no llega a viejo.
El que no quiere caldo le dan tres tazas.
El que no tiene dinga tiene mandinga.
El que no tiene hechas no tiene sospechas.
El que no tiene para más, con su mujer se acuesta.
El que presta no mejora.
El que quiere pescado que se moje los pies.
El que se alegre del mal de su vecino, el suyo le viene de camino.
El que se brinda se sobra.
El que se casa, para su casa.
El que se coma la carne que se coma también el hueso.
El que se mete a redentor sale crucificado.
El que se pica es porque ajo come.
El que se va no hace falta.
El que se va para Aguadilla pierde su silla
El que siembra espinas que no espere cosechar flores.
El que siembra vientos cosecha tempestades.
El que siembra, cosecha.
El que tiene nariz que no mande a oler.
El que tiene padrino se bautiza.
El que tiene tienda que la atienda, o si no que la venda.
El que venga atrás que arregle.
El que vive de ilusiones muere de desengaños.
El remedio fue peor que la enfermedad.
El sol sale para todos.
El tiempo lo cura todo.
El trabajo no mata a nadie.
El último que ríe, ríe mejor.
El vago trabaja doble.
En boca cerrada no entran moscas.
En casa de herrero cuchillo de palo.
En cualquier sitio se cuecen habas.
En el país de los ciegos el tuerto es rey.
En guerra avisada no muere gente.
En la boca del embustero lo cierto se hace dudoso.
En la unión está la fuerza.
En la vida todo tiene remedio, menos la muerte.
Entran por arrimaos y quieren salir por dueños.
Entre col y col una lechuga.
Eramos muchos y parió la abuela.
Eres como el yagrumo, que tiene dos caras.
Es como buscar una aguja en un pajar.
Es como el perro del hortelero, que ni come ni deja comer.
Es más vago que la quijá de arriba.
Es mejor malo conocido que bueno por conocer.
Es mejor precaver que tener que remediar.
Es un peligro estar vivo.
Escoba nueva barre bien.
Ese baila al son que le toquen.
Ese no es santo de mi devoción.
Eso es como llover sobre mojado.
Eso es desvestir un santo para vestir a otro.
Eso es harina de otro costal.
Eso es meterse en camisa de once varas.
Eso no te lo despinta nadie.
Eso pasa en las mejores familias.
Eso son otros veinte pesos.
Está como la reina mora que a veces canta y a veces llora.
Está más jalao que el timbre de la guagua.
Está mas perdido que una cucaracha en un baile de gallinas.
Está soñando con pajaritos preñao.
Estás en la procesión y también quieres tocar las campanas.
Estás entre la espada y la pared.
Estás más perdío que un juey bizco.
Estás probando tu propia medicina.
Estás trabajando para el inglés.
Esto ya se está pasando de castaño a oscuro.
Formó una tormenta en un vaso de agua.
Grano a grano la gallina llena el buche.
Hablando del rey de Roma y la nariz que asoma.
Hablando la gente se entiende.
Hablaste por boca de santo.
Hay de todo en la viña del Señor.
Hay gustos que merecen palos.
Hay mucho que ganar y poco que perder.
Hay muchos caciques y pocos indios.
Hay que arar con los bueyes que se tenga.
Hay que coger al toro por los cuernos.
Hay que dar del ala para comer de la pechuga.
Hay que dar para recibir.
Hay que darle el beneficio de la duda.
Hay que darle tiempo al tiempo.
Hay que estirar el pies hasta donde llegue la sábana.
Hay que hacer de tripas corazones.
Hay que leerle la cartilla.
Hay que llevar dos sacos, uno para llevar y otro para recibir.
Hay que tener los pantalones en su sitio.
Hay que ver para creer.
Haz bien sin mirar a quién.
Hijo de gato, caza ratón.
Hijos casados, trabajo doble.
Hombre casado, burro domado.
Hombre precavido vale por dos.
Hoy por ti, mañana por mi.
Huye del peligro y no caerás en él
Juntos pero no revueltos.
La agonía es larga pero la muerte es segura.
La ausencia causa olvido.
La caridad empieza por casa.
La codicia rompe el saco.
La confianza mató a su amo.
La costumbre es la ley.
La cuestión no es llegar, sino quedarse.
La curiosidad mató al gato.
La envidia es una mala consejera.
La fe mueve montañas.
La fiebre no está en la sábana.
La gallina vieja da buen cardo.
La ignorancia es atrevida.
La juventud del viejo está en el bolsillo.
La ley entra por la casa.
La luna no es de queso ni se come con melao.
La luz de a’lante es la que alumbra.
La mona, aunque se vista de seda, mona se queda.
La muerte es lo único seguro que tenemos en la vida.
La muerte no escoge.
La mujer y la guitarra para tocarlas hay que templarlas.
La práctica hace al maestro.
La práctica hace milagros.
La ropa sucia se lava en casa.
La soga siempre parte por lo más finito.
La suerte de la fea la bonita la desea.
La suerte es de quien la tiene.
La verdad, aunque severa, es amiga verdadera.
Ladrón que roba a ladrón, tiene mil años de perdón
Las apariencias engañan.
Las cosas caen por su propio peso.
Las cosas se toman según de quien vengan.
Las desgracias no vienen solas.
Las estrellas te aconsejan pero no te obligan.
Le debe a cada santo una vela.
Le dieron gato por liebre.
Le espantaron el ángel de la guarda.
Le pide permiso a un pie antes de mover el otro.
Le puso el dedo en la llaga.
Le sacan punta a una bola de billar.
Llegó el momento de la verdad
Lo bueno dura poco.
Lo cortés no quita lo valiente.
Lo dices y no lo sabes.
Lo fácil se pierde ligero.
Lo mejor que hizo Dios fue un día detrás del otro.
Lo poquito agrada, lo mucho enfada.
Lo prometido es deuda.
Lo que bien se aprende nunca se olvida.
Lo que dejes para después, para después se queda.
Lo que está por pasar pasará.
Lo que no conviene no viene.
Lo que no mata engorda.
Lo que no pasa en cien años pasa en un día.
Lo que se da no se quita.
Lo robado no luce.
Lo último que se pierde es la esperanza.
Los cuernos y las canas no salen por la vejez.
Madre es la que cría, no la que pare
Mañana será otro día.
Martes, ni te cases ni te embarques, ni de tu familia te apartes.
Más claro no canta un gallo.
Más sabe el diablo por viejo que por diablo.
Más vale algo que nada.
Más vale cobarde vivo que héroe muerto.
Más vale estar solo que mal acompañado.
Más vale la maña que fuerza.
Más vale pájaro en mano que cientos volando.
Más vale pálido una vez que cientas colorado.
Más vale poco y bien ganado que mucho pero enfangado.
Más vale tarde que nunca.
Más vale un hoy que dos mañanas.
Más vale un por si acaso que un lo pensaré.
Más viejo es el viento y aún sopla.
Me estoy comiendo un cable.
Me gustaría hacer todo lo que hizo el muerto, menos morirme.
Me viene como anillo al dedo.
Métete a mono y pierde el rabo.
Mientras el hacha va y viene descansa el palo.
Mientras haya vida hay esperanza.
Mientras menos perros menos pulgas.
Moro viejo, mal cristiano.
Muchos cocineros dañan la comida.
Muerto ¿quieres misa?
Mujer preparada vale por dos.
Músico pagado no toca bien.
Nada puede dar quien nada tiene.
Nadie aprende por cabeza ajena.
Nadie da nada a cambio de nada.
Nadie es profeta en su tierra.
Nadie escarmienta con cabeza ajena.
Nadie está por nadie.
Nadie sabe lo que hay en la olla más que la mueve.
Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.
No cantes victoria antes de tiempo.
No cruces el puente antes de llegar a él.
No da un tajo ni en defensa propia.
No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
No eches más leña al fuego.
No ensucies el agua para después tomártela.
No es lo mismo con violín que con guitarra.
No es lo mismo decirlo que hacerlo.
No es lo mismo llamar al diablo que verlo venir.
No es lo mismo ni se escribe igual.
No es tan fiero el león como lo pintan.
No hables por boca ajena.
No hagas hoy a nadie lo que no quisieras que te hicieran a ti mañana.
No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.
No hay mal que por bien no venga.
No hay peor ciego que el que no quiere ver.
No hay peor cuña que la del mismo palo.
No hay peor gestión que la que no se hace.
No hay que ser caballo para saber de carreras.
No hay regla sin excepción.
No hay rosas sin espinas.
No le busques las cinco patas al gato.
No lo salvan ni las once mil vírgenes.
No mates la gallina de los huevos de oro.
No por mucho madrugar amanece más temprano.
No puedes tapar el cielo con la mano.
No se pierde ni un bautismo de muñeca.
No sólo hay que ser bueno sino demostrarlo.
No son todos los que están, ni están todos los que son.
No sufras por calenturas ajenas.
No te duermas en las pajas.
No tires piedras al vecino si tu techo es de cristal.
No todo el que llora, de pena llora.
No todo lo que brilla es oro.
No todo lo que guinda se cae.
No van lejos los de adelante si los de atrás corren bien.
Nunca es tarde si la dicha es buena.
Obra con amores y no con buenas razones.
Ojo por ojo y diente por diente.
Ojos que no ven corazón que no siente.
Ojos que te vieron ir, ojos que no te volverán a ver.
Olvídate, más se perdió en la guerra.
Pa’ lo que falta que venga el resto.
Paga para que te acrediten.
Pagan justos por pecadores.
Palos si boga y palos si no bogas.
Para atrás ni para tomar impulso.
Para dos que se quieren bien, con uno que coma basta.
Para el gusto se hicieron los colores.
Para muestra con un botón basta.
Para nadar hay que tirarse al agua.
Para que falte que sobre.
Para que se pierda que me haga daño.
Pasó la prueba de fuego.
Perro flaco soñando con longaniza.
Perro que ladra no muerde.
Por las vísperas se sacan los días de fiesta.
Por plata baila el mono.
Predicar la moral en calzoncillos.
Preguntando se llega a Roma.
Probando es como se guisa.
Pueblo pequeño, campana grande.
Que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha.
Quien anda mal, acaba mal.
Quien bien empieza bien acaba.
Quien bien te quiere te hará llorar.
Quién le pone el cascabel al gato?
Quien lo hereda no lo hurta.
Quien más mira menos ve.
Quien te dio velas en este entierro.
Quien te raspó que te pinte.
Quiere estar con Dios y con el diablo.
Quieren ganar indulgencias con escapulario ajeno.
Rabijunco en tierra, tormenta en el mar.
Recoge tus gallinas que voy a soltar mi gallo.
Recordar es vivir.
Roma no se hizo en un día.
Sale más caro el candil que la vela.
Salió más caro el fuete que el caballo.
Salir del trueno para caer en el relámpago.
Saliste de Guatemala y te metiste en Guatapeor.
Sarna con gusto no pica.
Se acuerdan de Santa Bárbara cuando truena.
Se ahoga en un vaso de agua.
Se casan más moscas con miel que con vinagre.
Se come para vivir, no se vive para comer.
Se defiende más que un gato boca arriba.
Se deja caer para que lo carguen.
Se está ahorcando con su propia soga.
Se hace lo que se puede.
Se juntó el hambre con las ganas de comer.
Se le fueron los hunos a la cabeza.
Se metió en la boca del lobo.
Se quedó sin la soga y sin la cabra.
Se sacaron los trapitos al sol.
Se toca con los ojos y se mira con las manos.
Según es el bejuco así debe ser la batata.
Según es el pájaro así es el nido.
Ser jíbaro es cosa mala.
Si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma va a la montaña.
Si no es Juan es Pedro.
Siempre habla quien menos puede.
Sobre los gustos no hay nada escrito.
Sobre mi cabeza la mantilla.
Son como dos jueyes machos en la misma cueva.
Son como el aceite y el vinagre.
Son muchos los hijos del muerto.
Soñar no cuesta nada.
Tal para cual.
Tan bonita la dentadura y tan mala la pronunciación.
Tan linda la jaula y tan feo el pichón.
Tanto está la gotera sobre la piedra hasta que hace el roto.
Tanto fue el cántaro a la fuente hasta que por fin se rompió.
Tanto nadar para morir en la orilla.
Tanto tiempo en el campo y no conoces la malojilla
Te doy pon y quieres guiar.
Te doy un dedo y me quieres coger el brazo.
Te estás curando en salud.
Te mató el pollo en las manos.
Tiene el sartén por el mango.
Tiene más vida que un gato.
Tiras la piedra y escondes la mano.
Toda carrera tiene su fin.
Todo depende del color del cristal con que se mire.
Todo el mundo es generoso dando lo que no es de ellos.
Todo en exceso hace daño.
Todo lo prieto no es morcilla.
Todo lo que sube tiene que bajar.
Todo los días se tira un bobo a la calle.
Todo tiempo pasado fue mejor.
Todos somos hijos de Dios.
Tragando aunque sea saliva.
Tu quieres que el león me coma.
Un clavo saca a otro clavo
Un mal con un bien se apaga.
Una de cal y una de arena.
Una manzana podrida daña el barril completo.
Una sola golondrina no hace verano.
Una sonrisa no cuesta nada pero vale mucho.
Uno no sabe para quien trabaja.
Unos nacen con estrellas y otros nacen estrellados.
Va para atrás como el cangrejo.
Vale lo que pesa en oro.
Vale más el rabo que la chiringa
Vale más muerto que vivo.
Vayan las verdes por las maduras.
Vete con la música a otra parte.
Vísteme despacio que voy de prisa.
Voy a hacer como Blás, que comió y ya se va.
Ya los pájaros le tiran a la escopeta.
Zapatero a su zapato
Agua por mayo, pan para todo el año.
Donde menos se piensa, salta la liebre
Poquito a poco hila la vieja el copo.
Quien bien quiere a Beltrán, bien quiere a su can.
Por el hilo se saca el ovillo.
Por la muestra se conoce el paño.
De la mano a la boca se pierde la sopa.
De la mar, el mero y de la tierra, el carnero.
Donde no hay harina, todo es mohína.
Quien tiene tejado de vidrio, no tire piedras al de su vecino.
Abril, aguas mil.
Agosto, frío en rostro.
Si da el cántaro en la piedra, o la piedra en el cántaro, mal para el cántaro.
Obra empezada, medio acabada.
A boda ni bautizo no vayas sin ser llamado.
Gato escaldado, del agua fría huye.
El miedo guarda la viña.