Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Sangre, ¿De qué está compuesta? ¿Cuántos tipos hay? ¿Qué son las plaquetas?

La sangre está compuesta de células y un líquido que se llama plasma. El plasma está compuesto su 90% de agua en un 7% de proteínas y un 3% de grasas, glucosa, vitaminas y gases como el oxígeno y el nitrógeno.

En el plasma también se diluyen producto del desecho del metabolismo de las células como el ácido úrico.

Las células de la sangre se dividen fundamentalmente en células blancas y células rojas, los eritrocitos, cuya función es transportar el oxígeno por la sangre hacia los distintos órganos y el CO2 desde los órganos hasta los pulmones para su reoxigenación.

Las células blancas están compuestas de plaquetas, linfocitos, monocitos y neutrófilos. Las plaquetas son las células encargadas de formar los trombos para taponar las heridas.

Si este trombo se genera dentro de una arteria puede impedir la llegada de sangre a un órgano y producir lo que se conoce como una isquemia de ese órgano.

Los linfocitos, monocitos y neutrófilos son las células encargadas de defendernos de los micro organismos que intentan invadirnos, por lo tanto son células fundamentales en nuestro sistema inmunitario.

Tipos de sangre

Cuando hablamos de tipos de sangre en realidad nos referimos a los tipos de grupo sanguíneo existentes.

Los grupos sanguíneos es una forma de clasificar a la sangre en función de algunas características que tienen los glóbulos rojos y también en función del suero de la sangre.

Las dos clasificaciones más importantes que existen son los antígeos ABO y el factor RH.

El sistemos ABO divide a la sangre en tres grupos: A, B y 0.

En general los pacientes pueden recibir sangre de su mismo grupo sanguíneo, no obstante las personas que tienen el grupo O – pueden donar sangre a cualquier persona y se les llama donantes universales. Sólo pueden recibir de los de su grupo. Además las personas que son AB+ se llaman receptores universales, que pueden recibir de todos.

Esta clasificación es importante porque nos permite conocer que tipo de sangre puede ser transfundida a cada persona cuando requiere una transfusión sanguínea debido a alguna circunstancia que induzca pérdida de sangre.

El sistema RH es la siguiente forma de dividir la sangre. Viene de la palabra factores Rhesus y se llama así porque fueron descubiertos durante unos experimentos realizados por un tipo d emono llamado Rhesus.

Las personas que tienen factores RH se denominan RH+ y las que no se clasifican como RH-.

¿Qué son las plaquetas?

Las plaquetas son unas células algo especiales que hay en la sangre, son las células más pequeñas, que tienen como característica especial que no tienen núcleo. Esto significa que con los componentes que nacen, se mueren, puesto que no pueden generar ninguno nuevo.

Las plaquetas tienen una importancia grandísima para el organismo. Su función principal es formar trombos, y esto que en principio podríamos pensar que es algo negativo, es positivo puesto que cuando tenemos cualquier corte en la piel o sangramos, las primeras células que taponan ese sangrado son las plaquetas.

Sin embargo, desde el punto de vista patológico, si se activan las plaquetas en el interior de una arteria, de forma desmesurada, pueden taponar e impedir que la sangre siga circulando por esa arteria. Este taponamiento formado por las plaquetas se llama trombo plaquetario.

Hay pacientes que tienen una mayor facilidad para que sus plaquetas de activen, como pueden ser los pacientes diabéticos. En estos pacientes, las plaquetas son más sensibles a activarse y formar un trombo, lo que constituye un factor de riesgo para ellos.

Existen muchos fármacos para impedir la activación de estas células, reduciendo el riesgo de formación de trombos. Uno de ellos es la aspirina.

Por otro lado, los pacientes que tienen un número reducido de plaquetas tienen un mayor riesgo de sangrado. Estos pacientes que tienen menor número de plaquetas tienen que evitar tener traumas, porque se pueden morir incluso de un golpe. Los pacientes que toman sintrón es como si tuvieran menos plaquetas.

¿Cómo se mide el azúcar en sangre?

Los hematíes son permeables a la glucosa. La hemoglobina de estos glóbulos rojos tiene la capacidad de unirse de forma permanente e irreversible con la glucosa circulante formando un complejo estable denominado hemoglobina glucada, glucosilada o HbA1c.

La HbA1c mide la cantidad de glucosa adherida a los glóbulos rojos, su valor refleja los niveles promedio de glucemia que ha presentado el paciente en los últimos 2-3 meses, dado que el tiempo de vida promedio del hematíe es de unos 120 días. Sus niveles no se afectan como ocurre con los niveles de glucemia por la ingesta de alimentos ni por las variaciones puntuales de la glucosa en sangre. Si pueden alterarse por enfermedades que presenten alteración en la cantidad o calidad de la hemoglobina.

La HbA1c es una prueba sanguínea para el control de la diabetes mellitus (DM) de utilidad para que el médico valore la eficacia del tratamiento y adopte si estuviesen indicadas modificaciones terapéuticas.

Es una determinación fiable que proporciona en una sola medida información a largo plazo sobre el control de la glucemia, empleándose también como diagnostico deDM cuando sus niveles son mayores de 6,5%, e incluso podría identificar a personas asintomáticas en riesgo de sufrir DM (valores entre 5.7-6.4%).

Se recomienda realizar determinaciones semestrales de la HbA1c en pacientes diabéticos con enfermedad estable bien controlada y cada 3 o 4 meses cuando no se alcancen unos controles adecuados.

Se considera que el control metabólico de la DM es adecuado cuando los niveles de HbA1c son menores 7% en la mayoría de los diabéticos, menores 6,5 en las fases iniciales de la enfermedad y menores 7,5% en las fases más avanzadas.

Estas determinaciones no sustituyen, si no que complementan a los controles periódicos y rutinarios de la glucemia en pacientes diabéticos indicados por profesionales de la salud cuya periodicidad varía en función del tipo de tratamiento y patologías asociadas a la diabetes.