Los trabajadores de Amazon dan un duro golpe a los sindicatos apoyados por el presidente Biden

Los trabajadores de Amazon dan un duro golpe a los sindicatos apoyados por el presidente Biden
Autor: Enzo Argüelles | 10 abril, 2021
Tiempo de lectura: 5 minutos

Los trabajadores de Amazon han dado un aplastante golpe a la campaña sindical más importante de su historia, y han decidido, por una mayoría de casi el 71%, votar en contra de la creación de un sindicato.
Nada menos que 1.798 votos en contra del sindicato frente a los 738 que votaron a su favor en el gran almacén que la compañía de comercio electrónico tiene en Bessemer, Alabama. Ni siquiera llegó al 30% el número de trabajadores que decidieron depositar su confianza laboral en la formación de un sindicato.

Es un rechazo a la campaña laboral más importante de la historia a la que se ha tenido que enfrentar Amazon, más cuando en esta ocasión tenía enfrente tanto a las organizaciones sindicales como al partido demócrata y a sus aliados.

Por primera vez en su historia la empresa de Jeff Bezos, que siempre se ha mostrado contraria al activismo laboral, parecía estar contra las cuerdas y a punto de tener que enfrentarse al resultado de una votación que introdujese un sindicato en su organización.
Hasta el presidente Biden había manifestado su apoyo a la organización sindical, igual que hizo el candidato a la presidencia, senador Bernie Sanders.

El principal argumento de los sindicalistas era que la pandemia, que tanto había incrementado las ventas del gigante del comercio electrónico, también había dejado en evidencia la difícil situación de los trabajadores y su falta de seguridad.

Era la gran y definitiva ofensiva tras años en los que los sindicatos han intentado irrumpir en Amazon, sin éxito, argumentando su preocupación por los salarios bajos de la compañía.

Una campaña agresiva en la que incluso el Sindicato de Minoristas, Mayoristas y Grandes Tiendas se había organizado centrando su reivindicación en el apoyo a los trabajadores negros, después de haber estimado el 85% de los trabajadores del almacén de Bessemer eran negros.

Pero contra esa dura campaña, la empresa se dedicó a argumentar que sus trabajadores no tenían necesidad de involucrar a un sindicato porque ya contaban con la posibilidad de acceder a trabajos gratificantes sin necesidad de intermediarios.

¿Qué significa esta victoria para Amazon?

Lo que fundamentalmente ha conseguido Amazon con esta votación es seguir pudiendo negociar libremente con sus empleados, que tras la última e importante política de contrataciones compone una fuerza laboral de 1,3 millones de personas.

Y aunque estemos hablando sólo de una votación, en un solo almacén situado en un pueblo de Alabama, el ‘enfrentamiento’ había generado tanta cobertura y discusión… Habían conseguido una expectación tan grande y los sindicatos la plantearon con tanta fuerza, que es probable que Amazon haya conseguido dejar zanjado el asunto durante bastante tiempo, y es posible que hasta en todo el mundo. Su mundo.

Además, Amazon ha puesto en evidencia que su mensaje de que ofrece buenos salarios ha vencido a las críticas del sindicato, el partido demócrata y hasta el presidente.

Y es que, tal y como ha declarado al New York Times una pareja con 5 hijos, que comenzaron a trabajar en el almacén de Bessemer en julio, el sindicato no fue capaz de convencerles sobre cómo podía mejorar realmente sus condiciones laborales.

“Amazon ya nos da buenos beneficios y un salario relativamente alto que comienza en 15 dólares a la hora (que es el doble del mínimo de Alabama) y oportunidades para crecer y que podamos tener un desarrollo de carrera dentro de la empresa”.

“Además, añadió, es el único trabajo que conozco en el que pagan su seguro médico desde el primer día”.

Finalmente, la mujer de la pareja, que es de raza negra, se mostró molesta por lo que -dijo- “ha sido un intento de los sindicalistas de convertir esta campaña en una extensión del movimiento Black Lives Matter, y todo porque la mayoría de los trabajadores somos negros”.

“Aquí no había un problema afroamericano. Yo puedo ir cada día a trabajar cómodamente sin ser acosada ni tratada de forma diferente».

La empresa, en un comunicado, ha resumido el resultado de la votación con una frase: «Amazon no ganó. Nuestros empleados tomaron la decisión de votar en contra de unirse a un sindicato».

¿Qué significa esta derrota para el movimiento sindical?

El resultado de la votación puede tener tanta trascendencia que podría llevar a repensar la estrategia dentro del movimiento obrero.
No es una derrota aislada para los sindicatos, Es la segunda gran empresa americana en la que no consiguen meter la cabeza y contar con la confianza de los trabajadores para llevar sus relaciones laborales.
No lo han logrado en décadas con Walmart, la única empresa estadounidense que emplea a más personas que Amazon, y no lo han logrado ahora con el gigante del comercio electrónico.

Por eso, algunos especialistas consideran que es posible que los sindicatos, tras repetidos fracasos, cambien su estrategia y pasen a centrarse en buscar acuerdos en políticas nacionales, dejando de lado las empresas individuales.

Claro que mientras toman decisiones, y como reacción en caliente, han decidido culpar de su derrota y acusar a la empresa de haber emprendido tácticas antisindicales antes y durante la votación. Por eso han anunciado que denunciarán los resultados ante los funcionarios laborales federales, para que investiguen a la empresa por crear una «atmósfera de confusión y temor a represalias».

¿Cómo llegamos hasta aquí?

Toda esta situación nació por las quejas, probablemente fundadas, de varios trabajadores del almacén que recurrieron al sindicato en protesta por lo que consideraban un control muy excesivo de la empresa, que constantemente monitorizaba cada segundo de su jornada laboral a través de la tecnología.

Ese pequeño grupo consiguió las 2.000 firmas necesarias para convocar la votación que se acaba de celebrar.

Los organizadores consiguieron que al menos 2.000 trabajadores firmaran tarjetas diciendo que querían una elección, suficiente para que la Junta Nacional de Relaciones Laborales, que realiza las elecciones sindicales, apruebe una votación.

Durante este tiempo se dedicó a decir a sus trabajadores que no necesitan pagar por afiliarse a un sindicato para tener un gran trabajo. El eslogan de la empresa fue “Hágalo sin cuotas”, y se transmitió a los trabajadores en mensajes de texto, reuniones obligatorias y carteles en los baños.

Por su parte el sindicato ha insistido en los problemas que existen en el almacén tanto de estabilidad como de seguridad laboral. Y que eso mismo dificultaba la organización de los trabajadores e iba en contra de la construcción de solidaridad de los empleados y de la voluntad de invertir de la empresa.

El resultado

Un total de 3,215 votos, que supone el 55% de los trabajadores con derecho a voto en el almacén, fueron emitidos.

Se necesitaba una mayoría de votos, o 1.608 (mayoría absoluta de los votos) para ganar. Cerca de 500 papeletas fueron impugnadas, en gran parte por Amazon, según denunció el sindicato. Y aunque finalmente esas papeletas no fueron contabilizadas, la mayoría de votos habría seguido siendo a favor de Amazon.

Más artículos de Noticias

Más artículos de Noticias