Descubren una misteriosa cavidad, del tamaño de una catedral, en el interior de la pirámide de Keops

Autor: Enzo Argüelles | 4 noviembre, 2017
Tiempo de lectura: 3 minutos

Investigadores franceses, egipcios y japoneses han utilizado rayos cósmicos para explorar la pirámide de Keops y han descubierto una impresionante cavidad hasta ahora desconocida, situada sobre la gran galería. Un hueco del tamaño de una catedral, en el que cabría un avión, y que dará mucho que hablar durante mucho tiempo, según acaban de publicar en la revista Nature.

Los investigadores lo han bautizado como ‘The Big Void’ (El gran vacío) y además de asegurar que “es un gran agujero que no está en ninguna parte”, los expertos dicen de él que «Todavía no sabemos exactamente su forma o su orientación, y menos aún su significado o su utilidad».

https://www.youtube.com/watch?v=gczsacBIXA8

Desde hace más de dos años, unos cincuenta investigadores trabajan en la Gran Pirámide y sus alrededores para explorar ‘las tripas’ de la gran construcción que mide 230 metros de lado por 137 metros de alto.

Y ante la imposibilidad de hacer una radiografía a un objeto tan enorme, los especialistas han utilizado los rayos cósmicos. Y es que, aunque no seamos conscientes, cuando los rayos cósmicos chocan contra los átomos en las capas exteriores de la atmósfera, se producen unas partículas llamadas ‘muones’ que llueven sobre la tierra por millones e incluso atraviesan nuestros cerebros sin causarnos daño.

Son electrones pesados, “partículas muy penetrantes» que, según explica Sébastien Fiscal, investigador de la CEA, han podido detectar gracias al uso de tres técnicas diferentes puestas en práctica por tres equipos diferentes de Francia y de Japón.

Los equipos de físicos instalaron tres detectores de muones en la pirámide, dos dentro y uno fuera. Detectores que más o menos funcionan de la siguiente manera: Las piedras absorben parte de los muones que caen del cielo, y por lo tanto allí donde hay roca se detecta una concentración menor. Y en contraposición, claro, allí donde hay espacios vacíos existe una concentración mucho mayor de muones.

Estos tres sistemas de detección utilizados identificaron correctamente las tres cámaras y las galerías conocidas, pero también mostraron una concentración de muones a 21 metros sobre el suelo, dando a conocer un “gran vacío” de más de 30 metros de largo y con un volumen, altura y anchura similar a la Gran Galería.

Y el gran vacío lo detectaron los tres sistemas, pese a operar con principios muy diferentes. Las dos técnicas japonesas (desarrolladas respectivamente por la Universidad de Nagoya y el laboratorio KEK) hicieron su estudio dentro de la pirámide, mientras que la tercera, la francesa, lo hizo desde el exterior con una técnica diseñada inicialmente para estudiar las cámaras magmáticas de los volcanes.

Cada uno de los equipos pudo verificar lo que encontró en la pirámide. Lo primero, la habitación del rey y la gran galería, una habitación inclinada de más de 8 metros de altura, 47 metros de largo y un metro de ancho que aún hoy siendo un misterio. Y fue entonces cuando descubrieron la gran cavidad ubicada sobre la gran galería. «Su tamaño es comparable, pero no sabemos si es paralelo. La triangulación aún no es lo suficientemente buena como para conocer su posición o forma exacta. Estas observaciones necesitan tiempos de exposición muy largos, de varias semanas a algunos meses, para poder tener resultados«, han explicado los investigadores.

Parece que se trata de un corredor pero «se hunde en 5 metros y la señal se desvanece porque la masa de piedra que la recubre se vuelve demasiado importante y absorbe cada vez más los muones», dice Mehdi Tayoubi. «No sabemos a dónde va. Tal vez está conectado a la gran cavidad que acabamos de descubrir, no lo sabemos. Todas estas estructuras están ubicadas en el mismo plano. No parece fortuito, pero…”

Otras dos cavidades, de pocos metros, se descubrieron en 2016. Una es una pequeña cueva ubicada en la parte noreste, y la otra está situada detrás de las espigas monumentales que adornan la cara norte.

Más artículos de Ciencia

Más artículos de Ciencia