Las 8 enfermedades más comunes que pueden contagiarte tus mascotas

Las 8 enfermedades más comunes que pueden contagiarte tus mascotas
Autor: Enzo Argüelles | 9 mayo, 2018
Tiempo de lectura: 6 minutos

No es verdad que los animales sean un peligro para sus amos, pero tampoco lo es que no puedan contagiar enfermedades. Pueden y a veces ocurre. Pero son muy pocos los contagios desde las mascotas a sus dueños, porque hoy en día el buen control del veterinario y la higiene facilitan que convivamos felices y con salud.

La zoonosis es el nombre que recibe la transmisión de enfermedades desde los animales a los seres humanos. Y aunque el riesgo no sea muy alto, es mejor saber a lo que nos exponemos para que, con tranquilidad, mantengamos la guardia alta y no dejemos de cuidar a nuestras mascotas.

Todos los animales domésticos, desde perros hasta gatos, roedores, peces, anfibios, reptiles… pueden contagiar a los humanos algunas de sus enfermedades. Y aquí podemos conocer las más frecuentes.

1. Rabia: Es una de las enfermedades de trasmisión animal más conocidas y temidas por el gran público. La causa el rabdovirus y pueden transmitirla perros, gatos y roedores. En los países del primer mundo el riesgo no es muy alto porque la vacuna es muy eficaz y está al alcance de todos los habitantes. En España, aunque también es sencillo y apenas hay casos de rabia, existe la complicación de que cada comunidad autónoma tiene su propia normativa sobre la vacunación contra la rabia, y sería muy necesario que se unificasen los criterios para evitar que la enfermedad se propague.

2. Toxoplasmosis: Los gatos son los trasmisores fundamentales de esta enfermedad, y el mayor grupo de riesgo son las mujeres embarazadas, Como la mayoría de las enfermedades de origen animal, se trasmiten por culpa de las heces, en este caso las del gato. Pero la toxoplasmosis también se puede contraer por el consumo de carne cruda o mal cocinada como la del cerdo o el cordero. Produce inflamación en los ganglios, y tanto dolores de cabeza como fiebre.

3. Borreliosis o Enfermedad de Lyme: La transmiten las peligrosas garrapatas, que son siempre uno de los mayores riesgos de contagio en animales. De ahí la importancia de utilizar habitualmente pipetas y collares antiparasitarios. Esta enfermedad también hay quien piensa que puede trasmitirse a través de la orina de nuestras mascotas. Sus principales síntomas son fiebre aguda, dolor de cabeza, vómitos, dolor muscular y articular.

4. Sarna sarcóptica: La sarna suena a enfermedad del siglo pasado, pero continúa siendo un riesgo real, sobre todo si estamos en contacto con animales que no estén excesivamente controlados. La causa el ácaro Sarcoptes scabiei y la pueden trasmitir perros, gatos y roedores. Si el hombre tiene una relación estrecha con animales infectados se encuentra en situación de riesgo de contraer la enfermedad. Los síntomas son surcos muy finos en la piel que causan prurito intenso.

5. Hidatidiosis: La trasmiten los perros a través de un parasito llamado tenia equinococo. Los huevos de la tenia son expulsados en las heces del animal, pero algunos de ellos pueden quedar adheridos a las zonas próximas al ano del perro. Y en esos casos, cuando los perros se lamen, estos ‘huevecillos’ se pueden pegar alrededor de su hocico provocando que pasen a las manos o partes del cuerpo de las personas que los acarician. En los humanos, la hidatidiosis produce quistes en el hígado.

6. Campilobacteriosis: Casi todos los animales que solemos tener en nuestras casas tienen la posibilidad de ser portadores de la bacteria campylobacter, causante de esta enfermedad. Las heces de perros, gatos, roedores, hurones, conejos, aves, reptiles y anfibios son el vehículo de trasmisión, lo que vuelve a situar la diana sobre el cuidado de la higiene. En el hombre la infección por esta bacteria produce enteritis aguda, fiebre y dolor abdominal.

7. Psitacosis: También es una enfermedad relacionada con las heces, pero en este caso de las aves. La trasmite una bacteria de la familia de las clamidias y la contagian los loros, las palomas o los periquitos. La enfermedad se contrae por la inhalación del polvo del material fecal seco que se encuentra en las jaulas. Algunos de los síntomas son fiebre, dolor de cabeza y, en algunos casos puede provocar neumonía.

8. Micobacteriosis: Esta enfermedad la contagian los peces, anfibios y reptiles, y el peligro fundamental es tanto el contacto directo con los animales como el riesgo a la hora de limpiar sus terrarios o peceras. La micobacteriosis provoca lesiones en la piel, pero su diagnóstico es tardío debido a que es una enfermedad poco frecuente.

Repasando algunas de las enfermedades más comunes según el tipo de animal que tenga usted en su casa…

Gatos

La infección más común que provocan es la conocida como arañazo de gato ya que se produce cuando el animal araña o muerde a una persona. La provoca una bacteria que hace que se inflame la zona afectada, y médicamente provoca fatiga. No se transmite entre humanos.

En cuanto a la toxoplasmosis, que también suele ser producida por los gatos, es muy difícil de detectar porque no suele provocar síntomas en el animal. Y peor es en los casos en que el parásito afecta a ovejas y ganado, porque entra en la cadena alimenticia y se corre el riesgo de que sea ingerida por los humanos.

El mayor peligro de esta enfermedad afecta a las mujeres embarazadas, que le pueden pasar la infección al feto causándole daños en el cerebro y ceguera. Es posible que las personas con toxoplasmosis no noten los síntomas o que tengan unos muy parecidos a la gripe o a la mononucleosis infecciosa (también conocida como fiebre dura).

Reptiles

Los reptiles pueden provocar una forma extraña de salmonella que provoca dolor de cabeza, fiebre, dolor abdominal y diarrea, así como erupción en el pecho y la espalda. Salvo en el caso de los bebés y los niños, que pueden desarrollar una forma grave de esta enfermedad.

Para evitar que los reptiles pasen la infección a los seres humanos, el departamento de Salud Pública de Reino Unido recomienda no besar a este tipo de mascotas y lavarse muy bien las manos después de manipularlas. Y no parece un aviso muy difícil de cumplir, porque lo de besar a las culebras no deja de ser poco apetecible. ¿O no?

Roedores

Nos referimos fundamentalmente a hámsteres, conejillos de indias o cobayas y chinchillas, porque las ratas y ratones, que también lo contagian, son menos frecuentes como mascotas.

En cualquier caso, todos los roedores son con mucha frecuencia portadores de virus o bacterias susceptibles de causar infecciones en seres humanos.

Además, las enfermedades provocadas por los roedores, sin ser muy frecuentes son extrañas y pueden resultar muy graves parea el ser humano. Como por ejemplo el hantavirus, que causa desde una gripe moderada hasta afecciones respiratorias graves o enfermedad en el riñón. O la fiebre de mordedura de rata. O un tipo de meningitis grave…

Loros

Las aves tropicales, como los loros, periquitos, guacamayos… y los patos, gaviotas, gorriones y gallinas, pueden contagiar la psitacosis. Una enfermedad que se transmite por el aire y que puede pasar a las personas que tienen o trabajan con estos animales. Causa fiebre, diarrea, infección en los ojos y puntos rojos en el cuerpo.

Es una realidad que todos los animales tienen su riesgo para los seres humanos, pero con higiene, manteniendo limpios los objetos que utiliza el animal, depositando las heces en los contenedores especiales que suele haber al efecto en las ciudades, y desparasitando, así como acudiendo al veterinario cuando toca, los casos de contagio se convierten en un problema casi anecdótico.

Más artículos de Mascotas

Más artículos de Mascotas